ALAS PARA LOS CIELOS DE CHILE. (PARTE-3 FINAL)

La LAN y la consolidación de la aviación comercial.

“El hombre que aprendió a encumbrar el sol”: Arturo Merino Benítez el fundador de LAN.

“Día tras día salen los aviones y sus pilotos, solitarios en el espacio, renuevan cada vez el desafío, volando sobre niebla, encima de los montes y picachos de una región desamparada y hostil.”

A principio de 1940, presenta su renuncia al consejo el fundador de la que hasta hoy es una de las más grandes compañías aéreas en Sudamérica, que a pulso y con tenacidad no dió lugar a las críticas ni a los desánimos, siguió firme con la convicción de que algún día aquella obra fundada el 5 de marzo de 1929, sería el mayor orgullo de la Nación, y así fue. Es por ello que es menester dedicar algunas palabras, que desde ya ofrezco las disculpas pertinentes, pues seguramente no harán justicia a tan virtuoso hombre que de forma casi profética, supo comprender las necesidades de este austral país y quiso estar a la vanguardia de los tiempos brindando un servicio aéreo eficiente y de calidad.Cada uno de sus proyectos fueron concretados a pulso, poseedor de un carácter impetuoso pero a la vez muy sencillo, supo ganarse el corazón de sus compañeros, subalternos y del pueblo Chileno. Hay quienes afirman que la figura del Comandante es aún muy reciente para apreciar la envergadura de su obra; sin embargo, hoy el principal aeropuerto de Chile Lleva su nombre, y cada vez que se ve sobrevolar algún avión de LAN, es inevitable pensar en quien hizo posible tan generosa obra para el país.

amerino
Arturo Merino

Amante de la aviación, desde niño soñaba con formarse como aviador, y su decisión se hizo aún más fuerte cuando presenció los vuelos que en la zona sur realizaba Clodomiro Figueroa . Cuando tuvo la edad suficiente siguió el camino que lo llevaría a concretar su anhelado sueño. Ingresó a la Escuela Militar donde se recibió como Primer Oficial y después de un tiempo cumpliendo las tareas de rigor, pidió su destino a la aviación militar, desde donde cultivo su carácter y planeó la mejor forma de servir al país.

Asumío la Dirección de Aviación en 1928 siendo su primer director. Merino fue la piedra angular de las tres instituciones que marcaran un hito en el desarrollo de la aeronautica nacional y por ende, en el progreso de la nación: La fuerza Aérea, la Línea Aérea Nacional y, el Club Aéreo de Chile, son “la solida base donde descansan los cielos de la patria”.

En la conformación de la Línea Aeropostal, Merino demuestra su tenaz patriotismo, no permitiendo que compañías extranjeras explotaran lo que fuese nuestro. La empresa fue financiada con capital nacional y las aeronaves eran comandadas exclusivamente por pilotos chilenos, rompiendo la regla de lo que sucedía en los demás países del continente por entonces, donde la aviación comercial estaba parcial o completamente financiada por capitales extranjeros y los pilotos eran foráneos. La Línea Aeropostal nace como un producto netamente nacional. En las propias palabras de Merino: “Nadie me convencerá que sin patriotismo exagerado puede haber gobernantes honrados que sacrifiquen su tranquilidad y su bolsillo en bien de la Nación.”

vion
Primer Vuelo en solitario del Mayor Arturo Merino

Además de un acérrimo patriotismo, poseía virtudes formidables las cuales procuraba cultivar pero también inculcar en quienes lo rodeaban, sobre todo para quienes fue un ejemplo a seguir. Durante la inauguración de las instalaciones del Club Aéreo, el 28 de Septiembre de 1930, pronuncia unas palabras donde se detallan las aspiraciones que los jóvenes pilotos civiles deberían tener, dando garantía de su representatividad en los cielos de la Nación: “Hombres selectos, no vulgares, los nuevos pilotos civiles son garantía de que no surcaran nuestro aire patrio, ni la bajeza, ni las intrigas: nuestro cielo forma caballeros del aire, sin tachas y sin temores, ajenos a banderías y divisiones mezquinas que no se alcanzan a ver desde allá arriba.”

Grandes y variados fueron los reconocimientos que se hicieron al Comandante, los agradecimientos a los aportes que permitieron el desarrollo de la aeronáutica nacional que a su vez contribuyeron al progreso del país y, donde se demuestra una vez más lo admirable de su persona. Un ejemplo de ello fue la noticia sobre el vuelo que unía Puerto Montt con Arica, el 15 de enero de 1930, el diario La Nación escribía entre sus páginas: “Este éxito corresponde principalmente, y es justicia reconocerlo, al Comandante Merino Benítez que con fe inquebrantable, con esa fe que transporta las montañas, persiguió y alcanzo el ideal de atar su patria con una red aérea.”

Y como no, mencionar el reconocimiento de la gente, esa sencilla, que agradecía los esfuerzo de Merino por visibilizarlos en esas aisladas y frías tierras, que veían en la llegada de algún avión la posibilidad de contar que existían, que eran parte de Chile por muy austral que fuesen.

Recuerdos de algunos testigos fueron recogidos por Alfonso cuadrado, en los que se elogia la llegada de Merino a Punta Arenas: “Me parece verlo. Bajó del avión con unas botas altas, una chaqueta de cuero, una mirada resuelta. El gentío lo esperaba en las calles para aplaudir y admirar a quien, venciendo una de las rutas más difíciles del mundo, llegaba con su mensaje de acercamiento, llevando el progreso y la actividad. El pueblo de Punta Arenas le abrió una calle de afecto y de agradecimientos. Hoy veo llegar todos los días el avión de LAN y siempre recuerdo aquel día de fe y de temeridad. Quien acostumbra a viajar en esta ruta podrá darse cuenta mejor de la hazaña de ese vuelo.”

A pesar que más tarde acaecería el lamentable accidente de Aguas frescas, donde el ánimo del Comandante fue azotado bruscamente por la perdida de parte de la tripulación, su conducta intachable, su entrega y abnegación hicieron que el Presidente Carlos Ibáñez lo alentara a seguir sirviendo como lo había hecho hasta entonces.

Preocupado de cada uno de los detalles de las tareas en que se comprometía, era muy común verlo trabajando hasta muy tarde si la situación lo ameritaba, cercano a quienes con él compartían la misión de conquistar los cielos chilenos, lamentaba y sentía profundamente a todos aquellos que con entrega habían encontrado la muerte en la misión. Muchas opiniones públicas juzgaban a Merino por hacer correr riesgos a los pilotos en los vuelos experimentales, a lo que es posible agregar que no eran riesgo, que él mismo no corriera. Con un carácter impetuoso, se disponía siempre a correr los riesgos necesarios en busca de concretar ese anhelado sueño de unir Chile, incluso cuando todo parecía serle imposible.

todos
l centro el Presidente de la República Carlos Ibañez del Campo, a la derecha el Comandante Arturo Merino Benítez. Gentileza del Archivo fotográfico del Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio. Chile.

LAN y su nuevo presidente

El 31 de Enero de 1940, es nombrado como Presidente del consejo al diputado Pedro Optiz, su gestión en la aprobación de la Ley 6.602, permitió obtener un financiamiento para la empresa, en situación en que ésta no contaba por entonces con los recursos suficientes para seguir creciendo. Eran tiempos difíciles para el mundo europeo, la Segunda Guerra Mundial no daba tregua, y a pesar de que Chile se había declarado neutral, los aviones con los que contaba requerían de repuestos de Alemania que en situación de guerra no podía responder a las necesidades de nuestro país. Es por ello que los Junkers quedaron definitivamente fuera de servicio, siendo destinados a la fuerza aérea y también se vendía el último Curtiss-Condor a un país extranjero, por lo que el material de vuelo se limitaba por entonces a unos LAN tipo Fairchild y a un Potez. Ya era hora de pensar en nuevas adquisiciones.

Las dificultades que se presentaron por la falta de aeronaves hicieron que ese año bajara el número de pasajeros transportados a 9.838

Tras la carencia de material de vuelo, se tramitó la compra de seis Lockheed Electra A-10 , los primeros tres llegaron a principio de 1941 y fueron enumerados como 001, 002, 003 y bautizados con los nombres “Pedro de Valdivia”, “Diego de Almagro” e “Inés de Suarez” y los otros tres en agosto del mismo año. Las bondades de estos nuevos aviones merecieron los elogios y buenos comentarios de la prensa nacional; contaba con dos motores WASP JR.B de 450 HP, podían transportar a diez pasajeros a una velocidad de crucero de 280 km/hora, teniendo una autonomía de vuelo de 4.10 hora con carga máxima. Los Lockheed Electra fueron los primeros aviones en contar con radiocompás, importante ayuda para establecer en forma automática la posición de la aeronave con respecto a estaciones de radio terrestre.

electra
Avión Electra A-10

Con la llegada de estos aviones, LAN estuvo en condiciones de brindar servicio a más destinos y con más frecuencia. Además, en noviembre de ese año se inaugura la ruta hasta Concepción. El año finaliza exitosamente con 20.191 pasajeros transportados.

En 1942, se inician los esfuerzos por organizar de manera más eficiente las tareas del transporte aéreo. A cargo del Departamento de operaciones estaban los servicios de Navegación Aérea, Personal de Vuelo, Comunicación y Radio Faros, Meteorología, Aeródromos, Balizaje y Señalización de Rutas, e Inspecciones. Además se comienzan cursos de instrucción para pilotos y se adquiere material de vuelo para dicha labor. Ese mismo año, para dar mayor seguridad a las operaciones se inician diversas obras de mejora de algunas de las pistas existentes en el país, construyéndose también dos aeródromos más.

lodestar
Avión Lodestar C-60

Ese mismo año se inician las gestiones para la adquisición de cuatro aviones Lockheed Lodestar tipo C-60 con capacidad para catorce pasajeros y con una velocidad que alcanzaba los 360 km/hora, se les asignaron los números de sería: 501, 502, 503 y 504 respectivamente.

Sin embargo, el año 1943 comenzó con dos lamentables accidentes, uno ocurrido el 18 de Enero y otro el 29 Marzo, ambos con aviones Potez, a raíz de estos hechos LAN decide retirar los aviones Potez de servicio.

Este mismo año, ocurre un hecho particular. A partir de la llegada de los Lockheed Lodestar, se dió una nueva organización al Servicio de Transporte, creándose el “Servicio de Auxiliares de a Bordo”, siendo Dora Koeppen Maizan , la primera auxiliar de vuelo en Chile, quien además contaba con su licencia de piloto, obtenida en el Club Aéreo de Temuco.

Durante este año se iniciaron estudios para abrir la ruta a Magallanes, enviando funcionarios por tierra para seleccionar los lugares más idóneos donde construir los aeródromos. También se inspeccionaron las pistas de los aeródromos ya existentes en el sur para establecer con antecedentes concretos nuevas rutas y de ese modo establecer los lugares de aterrizaje intermedio y seleccionar a los pilotos mas idóneos para esos vuelos.Como complemento a las mejoras del servicio que se habían logrado, en 1944 se establece la Sección Meteorológica y la Sección de Zarpe de Cerrillo encargada desde entonces del despacho de las aeronaves, haciendo cumplir las normas de seguridad, peso y estiba de aviones, información meteorológica, entre otros. A finales de 1943 LAN transporto 14.732 pasajeros.El 8 de Enero de 1944, se celebró con un gran banquete en el Aeropuerto Los Cerrillos, el premio “Continental de Seguridad 1942”, otorgado por el Instituto Interamericano de Seguridad, por haber completado en ese periodo un kilometraje de 1.385.890 sobre una ruta de 2.118 kilómetros de extensión y con un movimiento de 10.326.546 pasajeros-kilómetros transportados sin ningún accidente. Finalizando el Ministro de Defensa con las siguientes palabras: “La Línea Aérea Nacional es un orgullo para Chile y el Gobierno de la República hace suyo este triunfo, porque esta empresa es Chile y es de Chile.”

azafata
La primera Auxiliar de vuelo de la Compañía, llamada cariñosamente “Mucky”

Una nueva organización en el Departamento de Operaciones estipula la existencia de las siguientes secciones: Tripulación, Radiocomunicaciones, Control de vuelo y Despacho y Meteorología. Se inicia por entonces un curso de Despachadores a los cuales postularon 73 candidatos quedando seleccionados sólo seis, quienes debieron cursar las materias de Navegación aérea, Aerodinámica, Carga y Centrado, Comunicaciones, Geografía, Matemáticas, Meteorología, Reglamentación y Leyes Aeronáuticas y, Despacho Comercial.

En Octubre de ese año, viaja a Estados Unidos el Vicepresidente Rafael Sáenz, acompañado del Director de Aeronáutica Comandante de grupo, Gregorio Bisquertt y del Fiscal de la Fuerza Aérea de Chile a la conferencia de Aviación Civil Internacional, realizada en Chicago, donde se acordó crear la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

1945 fue un año de logros importantes para la Empresa. Se estableció un servicio aéreo regional hasta Porvenir basando un avión en Punta Arenas, que se da inicio en Junio con tres frecuencias semanales, como Jefe del servicio es nombrado Alfonso Cuadrado Merino.

La comunidad y las autoridades de las zona se sentían agradecidos de los servicios que desde entonces se ponían a su disposición, organizando eventos para reunir fondos y mejorar las condiciones que permitieran operar de forma más eficientes.

Este año se concreto la adquisición de otro importante material de vuelo. Debido al termino de la Segunda Guerra Mundial, los aviones militares C-47, estaban siendo ofrecidos a bajo costo, el consejero Orestes Froedden adquiere en Panamá un ejemplar reacondicionado en versión de pasajero, arribando en Diciembre al aeropuerto Los Cerrillos el Douglas matricula CC-CLK Nº0009.

c47
Avión C-47

Otros importantes sucesos acaecieron ese año. El 23 de Agosto, LAN se une a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Con el propósito de mejorar los procedimientos operativos de la empresa, se solicita a la Fuerza Aérea de Chile los servicios del Teniente 1º Cyril Leslie Halley-Harris Mc Donald, quien poseía el titulo de Maestro de Vuelo y especializaciones realizadas en Estados Unidos. Al finalizar el año, ya eran realidad las operaciones regionales en Magallanes.

Así transcurrieron los primeros 15 años desde su inauguración, fueron los más difíciles de sortear, los más exigentes, los más criticados, pero también en los que se lograron las bases para el crecimiento solido de una compañía con prestigio mundial, la Línea Aérea Nacional LAN.

Acerca de Constanza Saavedra

Constanza Saavedra
Constanza Saavedra, docente e historiadora, ha orientado su labor investigativa principalmente a la Historia Socio-cultural de Latinoamérica y Chile. Su línea de investigación hace referencia particularmente a la historia del siglo XX chileno, considerado un siglo crucial para el derrumbe y el nacimiento de nuevos paradigmas interpretativos de la sociedad. Convencida de que los cambios surgidos en primer lugar, por la mundialización, y posteriormente, por la globalización han generando una sociedad más compleja pero a su vez con conciencia histórica, no es posible dejar de mencionar aquellos sucesos que han creado un impacto en la cotidianidad de la población actual, entre los cuales se considerar el surgimiento y consolidación de la aviación. Hoy dedicada a la investigación sobre el nacimiento de la aerolínea Lan -proyecto que nace por una necesidad de país, que con los años se ha transformado en uno de los puntos neurálgicos para la aviación comercial en Latinoamérica y con un importante posicionamiento a nivel mundial- espera reconstruir parte del patrimonio nacional que fue en su tiempo “Lan-Chile” y la trascendencia del transporte aéreo en la historia de la larga y angosta franja de tierra chilena. El interés por la historia de la aviación nace con su paso por Lan Airlines S.A, periodo en que pudo interiorizarse sobre el mundo de la aviación comercial, donde nutrió su interés y curiosidad en un espacio dominado principalmente por hombres, espera poder dar una visión distinta desde su condición y desde su disciplina.