Arreglan el detector de antimateria de la ISS en una EVA de 6 horas y 16 minutos

02-02-2020

El instrumento Espectrómetro Magnético Alfa (AMS-02) diseñado para buscar materia oscura y antimateria, que está situado en la ISS, ha sido reparado en una actividad extra-vehicular que ha durado 6 horas y 16 minutos.

Espectrómetro Magnético Alfa detector antimateria
El astronauta de la NASA Andrew Morgan monta un brazo robótico mientras trabaja fuera de la Estación Espacial Internacional en la reparación del Espectrómetro Magnético Alfa de 2.000 millones de dólares . Foto: NASA TV

El astronauta de la NASA Drew Morgan y el astronauta de la Agencia Espacial Europea Luca Parmitano trabajaron durante todo ese tiempo para que el detector de rayos cósmicos de 9 años de edad diseñado para buscar materia oscura y antimateria en el Espacio y lanzado en 2011, volviese a funcionar.

El instrumento había perdido dos de las cuatro bombas de refrigeración críticas, y ahora ya reparado será objeto de diversas pruebas por parte de la NASA para comprobar su correcto funcionamiento.

Los trabajos para arreglar el instrumento comenzaron el pasado mes de noviembre de 2019 con una primera salida al espacio pero hasta ésta no ha sido posible terminar con las reparaciones, lo que da una idea de la complejidad de la operación, que ha requerido hasta cuatro EVAs y que ha requerido el uso de herramientas en un instrumento que inicialmente, nunca fue diseñado para reparaciones de caminatas espaciales.

EVA
El astronauta de la Agencia Espacial Europea Luca Parmitano trabaja para reparar el Espectrómetro Magnético Alfa de la Estación Espacial Internacional en esta vista de la cámara del casco de su compañero de tripulación, el astronauta de la NASA Andrew Morgan. Foto: NASA TV

Estas cuatro salidas al espacio han servidor para mejorar y restaurar los sistemas térmicos del instrumento AMS, además de para asegurar que el dispositivo de astrofísica continúe las operaciones científicas en los años venideros.

El Espectrómetro Magnético Alfa (AMS-02) ha recogido y analizado hasta le momento, miles de millones de eventos de rayos cósmicos, e identificado 9 millones de ellos como electrones o positrones (antimateria).

El análisis de todos los datos recogidos en estas observaciones aumentan la comprensión de nuestra galaxia.