El COPAC alerta de los riesgos para la seguridad aérea por el aumento de impactos con aves durante las migraciones primaverales

8-05-2019.-

Los movimientos migratorios durante la primavera pueden incrementar la presencia de aves en zonas próximas a los aeropuertos. Aunque los pilotos cuentan con procedimientos y formación para afrontar este tipo de incidentes, suponen un serio riesgo para la seguridad de los vuelos que debe prevenirse. COPAC solicita la implicación de los organismos locales y autonómicos para una gestión adecuada del hábitat.

bird-strike-0

El Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC) alerta del incremento de los impactos con aves y de los riesgos que supone su presencia para la seguridad de los vuelos en zonas próximas a los aeropuertos, especialmente en periodos migratorios como la primavera.

Según los datos de la memoria de evaluación de la seguridad de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), entre 2014 y 2017 los golpes con aves* pasaron de 1.639 en 2014 a 2.430 en 2017, lo que representa un incremento de más de un 30%. En esta subida, hay que tener en cuenta el aumento del número de vuelos de los últimos años, del 2014 al 2018 ENAIRE gestionó un 24,5% más de vuelos.

A pesar de que los pilotos cuentan con procedimientos y formación para gestionar este tipo de impactos, suponen un riesgo para la seguridad de los vuelos, especialmente en sus fases más críticas, que debe prevenirse.

Ante los riesgos detectados en algunos entornos aeroportuarios, COPAC solicita que se cumplan rigurosamente los planes de fauna de los aeropuertos, identificando el mayor número posible de especies causantes de estos incidentes para contar con una adecuada valoración y adoptar las medidas más efectivas para mantenerlas alejadas de la zona operacional.

Asimismo, COPAC ha recordado a las tripulaciones de vuelo la necesidad de extremar la precaución durante estos meses y la importancia de reportar no sólo los impactos sino también los avistamientos para disponer de datos reales que permitan conocer la probabilidad y severidad de estos sucesos y adoptar así las medidas mitigadoras oportunas.

Sin embargo, las medidas de control de los aeropuertos y tripulaciones por sí solas han demostrado ser insuficientes, por lo que el COPAC considera imprescindible la implicación de las administraciones públicas locales y autonómicas para que asuman las responsabilidades que les correspondan respecto a la presencia de vertederos, gestión del entorno y otros factores que puedan derivar en focos de atracción para las aves. Esta necesaria coordinación entre aeropuertos y autoridades es crucial para realizar adecuados análisis de riesgos e invertir la tendencia actual en cuanto al número de incidentes de seguridad relacionados con aves, dado que en 2014 se produjeron 89,44 sucesos por cada 100.000 operaciones, mientras que en 2017 ascendieron a 128,99.

*La AESA incluye en sus cifras de golpes con aves no únicamente a las propias colisiones, también a las ingestiones y cuasi‐colisiones.