Dassault se retira de la competición de aviones de combate de Canadá

09-11-2018

Dassault Aviation se ha retirado de la competencia de Canadá para comprar 88 nuevos aviones de combate, debido a la preocupación de que los requisitos de interoperabilidad e intercambio de inteligencia eran demasiado amplios.

Dassault Canadá Rafale

Dassault había sido aprobado por el gobierno canadiense para la competición y tenía la intención de ofrecer a la Real Fuerza Aérea de Canadá el avión de combate Rafale.

Pat Finn, viceministro adjunto de material del Departamento de Defensa Nacional de Canadá, ha comentado “Un borrador de un paquete de oferta para 88 aviones de combate ha sido enviado a las compañías para que den su opinión a finales de este año. A partir de entonces, se emitirán las instrucciones finales de licitación para la adquisición de CAN$16.000 millones (US$12.200 millones) y se requerirán las ofertas para mayo del próximo 2019”.

Sin embargo, Dassault revisó el proyecto de solicitud de propuestas y determinó que los requisitos canadienses para el intercambio de datos de inteligencia y la interoperabilidad, en particular con las fuerzas de Estados Unidos, serían difíciles de cumplir.

Uno de los principales papeles de los aviones de combate sería en la defensa de América del Norte. La Real Fuerza Aérea Canadiense opera estrechamente con las fuerzas armadas de Estados Unidos en ese papel a través del Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte.

Michèle LaRose, portavoz de Public Services and Procurement Canadá, dijo que el proceso de adquisición de aviones de combate está diseñado para proporcionar a la industria suficiente información para que “los proveedores puedan tomar decisiones comerciales informadas”.

Posteriormente, añadió “Hasta la fecha, no hemos sido notificados oficialmente de la intención de ningún proveedor de retirarse del proceso. Continuaremos trabajando estrechamente con todos los proveedores precalificados para asegurarnos de que estén bien posicionados para participar en la competición para reemplazar la flota de aviones de combate de Canadá”.

Una fuente del gobierno canadiense dijo que la carta oficial de Dassault que indica su retiro de la competencia de cazas se espera para el miércoles.

Durante décadas, la Real Fuerza Aérea Canadiense ha operado tradicionalmente aviones de combate construidos en Estados Unidos y había expresado originalmente su preferencia por el Lockheed Martin F-35.

Con el Rafale fuera de la carrera, los aviones potenciales en la competición ahora incluyen el F-35, el Eurofighter Typhoon, el Saab’s Gripen y el Boeing Super Hornet.

La aeronave seleccionada reemplazará a la flota actual de aviones de combate CF-18 de Canadá.

Canadá espera aceptar ofertas formales para un nuevo avión de combate en mayo, con el primer avión entregado para 2025, según funcionarios de compras del gobierno canadiense.

El gobierno exigirá que el oferente ganador proporcione un paquete sólido de beneficios industriales garantizados o compensaciones, dijeron las autoridades. Pero eso podría ser un problema para el F-35, ya que Canadá sigue siendo un socio en ese programa, lo que no garantiza los contratos de las naciones participantes. El trabajo en el programa F-35 se basa en la mejor relación calidad-precio.