El nuevo VC-25B Air Force One nace con sobrecoste

04-05-2020

El programa de reemplazo del VC-25B Air Force One, nace con un sobrecoste de 168 millones de dólares que tendrá que pagar la propia Boeing debido a excesos de «ineficiencias de ingeniería» causadas por el impacto de COVID-19.

VC-25B Air Force One
Air Force One (U.S. Air Force photo by Airman 1st Class Monica Roybal)

El Director Financiero Greg Smith, ha dicho que aun así, el programa se mantiene en el plazo previsto con una entrega proyectada del primer VC-25B para el 2024.

Según un informe de la propia Boeing dirigido a la Comisión de Seguridad e Intercambio, se señaló el riesgo futuro del costo y el calendario del programa como resultado de los desafíos de ingeniería. «Creemos que estas ineficiencias resultarán en desafíos de personal, ineficiencias en el programa y costos más altos en las próximas fases del programa».

Greg Smith, ha dicho que «Ese sobrecoste estaba realmente asociado con el COVID-19. Como tenemos gente trabajando virtualmente en el lado de la ingeniería, ciertamente experimentamos algunas ineficiencias que nos han hecho reevaluar nuestros estimados para completar esos esfuerzos.»

Igualmente, la propia USAF emitió su propio informe señalando a Boeing como responsable del aumento de los costes del programa de la aeronave.

El reemplazo del Air Force One atrajo considerable atención en 2016 después de que el entonces presidente electo Donald Trump twiteara que el programa era demasiado caro y que debía ser cancelado a menos que el costo -entonces proyectado como más de 4 mil millones de dólares- se redujera. En 2018, la Fuerza Aérea otorgó a Boeing un contrato de precio fijo de 3.900 millones de dólares para modificar dos 747 en la configuración VC-25B.

Aunque se estima que el precio total del programa alcanzará los 5.300 millones de dólares una vez que se incluyan los costes auxiliares como los nuevos hangares y los manuales técnicos revisados, el techo de precio fijo del acuerdo de 3.900 millones de dólares asegura que Boeing tendrá que pagar por cualquier aumento de costes que se produzca durante la construcción de los dos nuevos Air Force One.