El satélite español Ingenio ya tiene licencia para volar al espacio

Por: Juan Pons

Durante cerca de dos meses el satélite español Ingenio ha sido sometido a un exhaustivo proceso de revisión por parte de un equipo independiente de ingenieros y técnicos de la ESA.

ingenio satelite
El satélite español de observación óptica ya ha recibido el visto bueno de la ESA para ser enviado al espacio (crédito: Airbus DS)

En su calidad de responsable técnico del desarrollo, construcción y pruebas, la Agencia Espacial Europea (ESA) ya ha dado su definitivo visto bueno al satélite gubernamental español Ingenio, construido por Airbus Space Systems España en sus instalaciones de Barajas (Madrid) para su lanzamiento al espacio previsiblemente en el segundo semestre del presente año.

El placet que suscribió la ESA con fecha 23 de abril significa que el satélite de observación óptico español cumple con todas las prescripciones definidas por su propietario, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) ‒la entidad pública empresarial dependiente del ministerio de Ciencia e Innovación que encabeza el ex astronauta Pedro Duque‒, lo que acredita que Ingenio está en condiciones de ser enviado a la órbita y cumplir correctamente con la misión para la que ha sido concebido, transmitir imágenes ópticas de alta resolución de zonas de interés.

Una vez concluido el último test para probar la interconexión entre el segmento terreno e Ingenio ‒SVT-3, System Validation Test 3‒ y la espera de recibir la orden para ser enviado al Centro Espacial de Guayana para su despegue a bordo de un lanzador europeo Vega, el satélite se encuentra a resguardo desde mediados de marzo en una de las salas limpias de la factoría de Airbus Space Systems donde fue fabricado, en el polígono industrial de Barajas, a muy escasos kilómetros del centro de Madrid.

sala limpia satélite ingenio
Se encuentra en una sala limpia y en situación segura de almacenaje, herméticamente aislado mediante tres barreras anti contaminación (crédito: Airbus DS)

Está en situación segura de almacenaje, “herméticamente aislado mediante tres barreras anti contaminación”, han confirmado a HISPAVIACIÓN. Los técnicos de Airbus Defence & Space en España, contratista principal del proyecto, pueden conectarse de modo remoto con el ordenador de a bordo para verificar el estado de su batería principal y sus constantes vitales.

Un proceso exhaustivo

El hito final que Ingenio ha franqueado se denomina QAR, acrónimo de Qualification Acceptance Review. Ha consistido en someter la documentación que han generado todas las pruebas a la evaluación de una especie de tribunal independiente, que ha analizado los resultados y la trazabilidad de los ensayos para verificar que todos ellos permitirán que el satélite cumpla en órbita las especificaciones técnicas y operativas puestas sobre el papel por el CDTI, el organismo que dirige Javier Ponce.

La revisión ha corrido a cargo de un amplio equipo de inspectores de la ESA, en su mayor parte ingenieros adscritos al Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial (ESTEC), la principal espacio de investigación y desarrollo de la Agencia situado en Noordwijk, Países Bajos.​

covid-19 pandemia cheops ingenio restricciones
Las restricciones originadas por la pandemia de coronavirus impiden el acceso directo a Ingenio de técnicos de Airbus, por lo que es supervisado de modo remoto (crédito: Airbus DS)

Al desarrollarse con las restricciones originadas por la pandemia del coronavirus COVID-19, ha sido la primera vez que la mayor parte de la secuencia de revisión y de resolución de discrepancias se ha efectuado de forma telemática y por videoconferencias.

El detallado proceso dio comienzo de forma oficial el 18 de febrero, cuando el jefe de proyecto de Ingenio, Oriol Álvarez, remitió al director del equipo de revisión la documentación de los test de vibración, compatibilidad electromagnética, etc. a que ha sido sometido Ingenio en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y en el Centro de Ensayos de Airbus en Toulouse (Francia).

Ingenio volará inmediatamente después del UPMSat-2

Finalmente, tras algo más de dos meses de pormenorizado trabajo, el 23 de abril se reunió de forma virtual el presidente del tribunal de revisión de la ESA y los responsables de los distintos paneles técnicos y dieron su conformidad a Ingenio y suscribieron el documento QAR.

Ingenio despegará desde la base espacial de Kurú en una fecha todavía no determinada del presente verano. Será tras el vuelo del lanzador Vega previsto para mediados de junio, una misión compartida de despliegue múltiple en la que viajarán alrededor de medio centenar de pequeños satélites que ya se encuentran en la base espacial de Kurú.

cheops ingenio
Un contenedor especial semejante al utilizado para CHEOPS será utilizado para su traslado hasta la base espacial de Kurú (crédito: Airbus DS)

Entre las plataformas que embarcará la misión VV-16 se encuentra el micro satélite español UPMSat-2, un demostrador tecnológico de 50 kilos y unas dimensiones de 0,5 x 0,5 x 0,6 metros desarrollado por el Instituto Universitario de Microgravedad “Ignacio Da Riva” de la Universidad Politécnica de Madrid.

El UPMSat-2 ha servido de práctica formativa de los alumnos del grado en Ingeniería Aeroespacial y del máster Universitario en Sistemas Espaciales y una vez en el espacio va a validar para el vuelo el comportamiento de diferentes equipos de empresas españolas. La misión VV-16 también desplegará una docena de microsatélites SpaceBee de la empresa Swarm, que pretende montar en el espacio una constelación de Internet de las Cosas (IoT) cercana a las 200 plataformas.

Acerca de Juan Pons

Juan Pons
Coronel del Ejército de Tierra en situación de Reserva. En el ámbito de la comunicación está especializado en asuntos espaciales, aeronáuticos y de defensa, materias en las que es autor de numerosos artículos en medios impresos y electrónicos de ámbito nacional e internacional, así como de libros y monografías sobre las organizaciones europeas de defensa y el sector espacial, principalmente.

Ha ocupado el cargo de coronel director de la Escuela Militar de Ciencias de la Educación del ministerio de Defensa, de teniente coronel estuvo al mando de la Unidad de Repatriación de las fuerzas del Ejército de Tierra desplegadas en el aeropuerto de Mostar (Bosnia-Herzegovina) y en el empleo de comandante fue profesor titular de Comunicación y Relaciones Internacionales en el Departamento de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Academia General Militar de Zaragoza.

Fundador y primer director del Boletín Informativo “Tierra” que publica el Ejército de Tierra, en su vertiente militar está diplomado en Operaciones de Paz, Gestión de Programas y Alta Gestión de Personal.

En el plano civil está diplomado en Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, en Altos Estudios Internacionales por la Sociedad de Estudios Internacionales y en dirección de Empresas por el Ministerio de Economía y Hacienda y la Cámara de Comercio e Industria de Madrid.

Es miembro de número de la Asociación Atlántica Española, de la Asociación de Periodistas de Defensa, de la Asociación Española de Derecho Aeronáutico y Espacial y de la Asociación de Diplomados Españoles en Seguridad y Defensa.