Francia y Alemania estudian utilizar el cohete reutilizable Callisto para sus lanzamientos espaciales

08-01-2017

Las agencias espaciales francesa y alemana (CNES y DLR) están estudiando utilizar el cohete Callisto equipado con un motor reutilizable que se puede fabricar por una décima parte del coste del motor de combustible líquido del Ariane 5 de la primera etapa, y con el que poder hacer uso de la recuperación y reutilización. El primer vuelo de Callisto está previsto para 2020.

Callisto
Gráfico: CNES

El año pasado, se contó con un aumento de fondos para Prometheus, un programa destinado a desarrollar un motor reutilizable, y gracias a ello, Un esfuerzo paralelo apodado Callisto podría poner a prueba la capacidad europea de lanzar, regresar y volar un cohete reutilizable desde el Centro Espacial de la Guayana francesa. CNES y DLR han colaborado durante los dos últimos años en un cohete a escala reducida con este fin.

Personal al cargo del programa Callisto dijeron que el objetivo no es crear un nuevo vehículo para el 2020 -el Ariane 6 está programado para debutar ese mismo año- sino establecer una base de conocimientos para futuros lanzamientos que podrían ser reutilizables.

Jean-Marc Astorg, director de la Dirección de Vehículos de Lanzamiento del CNES, comentó “Prometheus y Callisto son dos elementos clave de nuestra futura hoja de ruta preparatoria de lanzadores. Prometheus es un nuevo motor para equipar Ariane 6 evoluciones o lanzadores nuevos, y Callisto está desarrollado para aprender sobre la reutilización en Europa, cosa que no hemos hecho antes. Nos falta experiencia en la operación de recuperación y devolución de un vehículo. Esto es exactamente lo que nos gustaría hacer con Callisto”.

Posteriormente añadió “Callisto se encuentra todavía en una fase preliminar de diseño, con una decisión completa sobre la realización del demostrador prevista para el mes de junio de este mismo año. Lo que hacemos en Callisto será muy útil para comprobar si la reutilización es interesante desde el punto de vista de los costes”.

Francia lidera el sistema de guía de Callisto y el desarrollo de software de vuelo, además de proporciona el sitio de lanzamiento desde el Centro Espacial de la Guayana francesa.

Hansjörg Dittus, miembro de la junta ejecutiva de investigación y tecnología espacial de DLR, dijo que su agencia aportará a Callisto experiencia en materia de trayectoria, aerodinámica y aerotermodinámica, así como asistencia en algunos aspectos del subsistema.

Prometheus fue originalmente un proyecto del CNES con el socio de la industria ArianeGroup, pero el año pasado se convirtió en un programa de la Agencia Espacial Europea (ESA) con una financiación sustancialmente mayor (ESA firmó un contrato de 75 millones de euros con ArianeGroup en diciembre para los dos primeros prototipos). Callisto, por el contrario, no es un programa de la ESA, y su progreso esáa separado de Prometheus.

Jean-Marc Astorg comentó que Callisto tendrá que lanzarse con un motor diferente porque será demasiado pequeño para Prometheus, y también porque Prometheus no estará listo para volar en Callisto en 2020. También comentó que los primeros diseños de Callisto se presentarán con 13,5 metros de altura y un metro de diámetro, pero a medida que el proyecto madure, volarán versiones más grandes que podrían utilizar Prometheus.

Por su parte, Dittus dijo que si Callisto usara Prometheus, probablemente sería como un proyecto de la ESA.