‘Global Aviation 2040’: Lo que significará el estallido en el transporte aéreo

Imagínese esto: toma un taxi aéreo de cuatro pasajeros sobre la ciudad hasta el aeropuerto, donde un avión supersónico está esperando para llevarle en unas pocas horas a través de océanos y continentes. Su “piloto” podría estar en la cabina del piloto, pero también podría estar en el terreno supervisando el vuelo a través de datos e información en la nube. Durante el vuelo, que será más rápido que la velocidad del sonido -y con tan solo un estallido sónico amortiguado al inicio del vuelo-, permitirá que la aeronave supersónica comercial sobrevuele la tierra mientras que dentro los pasajeros continúan su vida normal conectados, trabajando, comunicándose o disfrutando del entretenimiento.

¿Suena a ciencia ficción lejana? Sí, por ahora, porque más rápido de lo que cree será una realidad, con esos taxis aéreos por encima de su cabeza en solo unos pocos años y aviones supersónicos probablemente listos para volar en 2040.

Infografía del avión supersónico de Aerion con ingeniería proporcionada por Airbus.
Infografía del avión supersónico de Aerion con ingeniería proporcionada por Airbus.

 

¿Qué hay detrás de esta transformación radical del transporte aéreo en solo dos décadas?

Los números cuentan lo que sucederá. “Para 2040, habrá tres veces más pasajeros, el doble de aviones comerciales y literalmente miles y miles de vehículos individuales”, comenta André Cléroux, director de Avionic Functions Product Line en Thales.

La aceleración de la demanda está impulsada por la “democratización” de los viajes aéreos en todo el mundo, además de la combinación del creciente interés a nivel mundial con una oferta comercial más amplia también a escala global. Los impulsores regionales del crecimiento del tráfico aéreo incluyen el surgimiento de una gran clase media en la región de Asia Pacífico y opciones de viaje de bajo coste en Europa y América del Norte en particular.

André Cléroux explica: “Hoy tenemos las tecnologías para ayudar a responder a tiempo a la verdadera explosión del tráfico aéreo. Estamos trabajando tanto con la industria como con el gobierno, tanto en la aeronave como en la gestión del tráfico aéreo, para asegurarnos de que el transporte aéreo se mantenga seguro, sin importar cuán congestionado esté el tráfico”.

Cléroux indica que los cambios en curso harán que la aviación global sea irreconocible para el pasajero en solo dos décadas.

“No solo el tipo de vehículo, sino también la experiencia del pasajero será diferente a la actual”, explica. “Los pasajeros tendrán acceso a todos los servicios que tienen en el hogar o en el trabajo”.

En concreto, cuatro son las tecnologías que dirigen esta transformación revolucionaria: conectividad, ciberseguridad, inteligencia artificial y análisis de datos.

La conectividad y la ciberseguridad son claves para proporcionar a los pasajeros una experiencia ininterrumpida de trabajo y entretenimiento dentro o fuera del vuelo, además de generar nuevos ingresos para la industria de las aerolíneas al ofrecer más servicios durante el vuelo.

Una contribución menos visible pero real al nuevo mundo de Aviation 2040 es la inteligencia artificial. De hecho, ya está en la cabina de mando de hoy en día y se convertirá en la principal forma de garantizar un vuelo seguro y más eficiente. Por lo tanto, el papel de un “piloto” puede pasar a convertirse en ser uno de los “supervisores” de los sistemas automatizados de vuelo y comunicación.

Otro de los cambios más bienvenidos de esta revolución será un avión más ecológico con propulsión eléctrica o propulsión híbrida. Eso será posible gracias a los nuevos sistemas de propulsión eléctrica, a través de una mayor capacidad de almacenamiento y por el diseño del cuerpo “combinado” del ala volante.

La experiencia de Thales en la gestión del tránsito aéreo también está contribuyendo a aeronaves más amigables con el medio ambiente de otras maneras. André Cléroux explica: “Hoy, los aviones vuelan en los corredores por seguridad. Mañana, el control automático, mediante el análisis de datos, del tráfico aéreo hará posible que los vuelos tomen caminos más directos, haciéndolos mucho más eficientes y más respetuosos del medio ambiente, mientras que, al mismo tiempo, brindará más flexibilidad para lidiar con el clima o para gestionar o evitar la congestión”.

Señala de estas cuatro tecnologías en las que la experiencia y las capacidades de Thales son factores críticos de éxito para esta transformación radical del transporte aéreo en un tiempo récord.

Y concluye: “Cuando unes estos cuatro pilares, como lo está haciendo Thales, te conviertes en más que un jugador en el futuro de la aviación; de hecho, somos uno de sus principales arquitectos”.

– Este artículo es parte de una serie publicada en la web especial de Thales con motivo de Farnborough International Airshow 2018