El juego de los drones y las leyes

En pocos años el dron ha pasado de únicamente ser un arma de guerra a constituirse también como un elemento clave en diversos entornos civiles. Sin embargo, esta rapidez ha hecho que algunos países y sus autoridades no hayan podido diseñar y poner en vigor con la misma celeridad un conjunto específico y definitivo de leyes y directrices necesarias para regular el uso civil de estos aparatos no tripulados. En el último año se han hecho avances legislativos en varios países de nuestro entorno, pero fuera del marco europeo y del correspondiente en Estados Unidos, otros países siguen yendo “a remolque”.

UAS Fulmar X de Thales
UAS Fulmar X de Thales

 

Avances legislativos en Europa

En Reino Unido, su Autoridad de Aviación Civil (CAA) acaba de establecer (el pasado día 30 de mayo) nuevas normas que entrarán en vigor el próximo 30 de julio 2018. Entre otras, las que afectan al vuelo en las proximidades a aeropuertos adquieren un cariz restrictivo, pues limitan el vuelo de drones a 400 pies (120 metros) y a un kilómetro de los límites del aeropuerto (En España, este punto no varió respecto a la anterior normativa: distancia superior a 8 km de un aeropuerto o aeródromo). Ello se debe al aumento interanual en los informes de incidentes de drones con aviones en este país, 89 en 2017. Dos requisitos más que entrarán en vigor el 30 de noviembre de 2019 en Reino Unido son que los drones a partir de un peso de 250 gramos tendrán que ser registrados por la CAA y sus pilotos estarán obligados a realizar un examen online para garantizar que conocen las medidas de seguridad.

En nuestro país, el tan ansiado nuevo Real Decreto sobre el uso de drones, por el que se amplían los escenarios en los que es posible operar con ellos, entró en vigor el 29 de diciembre de 2017.

Y en el resto de países de la UE también se está trabajando bajo el común denominador del U-space, el cual está aún en pruebas -y de momento no se contempla en nuestro Real Decreto-. En la actualidad, aún con un marco reglamentario fragmentado -las normas difieren entre los países miembros de la UE y con una serie de cuestiones clave que no se abordan de la misma manera en todos- y a la espera de la normativa definitiva para finales del 2019 o principios del 2020, la facturación durante 2017 fue de 197 millones de euros, y según la Comisión Europea, los drones generarán más de 100.000 empleos para 2035, así como su impacto económico superará los 10 000 millones de euros anuales.

phantoim4
DJI Phantom 4

 

Una legislación europea conjunta está todavía por aparecer ya que las leyes locales obstaculizan los intentos de alcanzar este objetivo

No obstante, aunque lentamente, se están haciendo progresos. A este respecto, el 22 de diciembre de 2017 se alcanzó un acuerdo político entre el Consejo, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo para cubrir la regulación de todos los sistemas de aeronaves civiles no tripuladas (UAS) independientemente de sus pesos máximos de despegue (MTOM). El objetivo del dictamen es crear un nuevo marco regulador que defina un conjunto de medidas para mitigar el riesgo en las operaciones. Cuando se logre, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) regulará probablemente el uso de drones según su empleo y no según su peso.

En abril de este año, EASA publicó un documento para crear un marco regulatorio más específico y establecer el uso seguro de los drones, diferenciando tanto a estos como a los distintos tipos de operaciones en tres categorías: abierta, específica y certificada. Cada grupo funciona con un nivel distinto de supervisión.

  • Categoría “abierta” (riesgo bajo): normas mínimas, hay límites que definen las operaciones y la supervisión estará a cargo de la policía. No se requeriría la autorización de una Autoridad Nacional de Aviación (NAA), ni siquiera para operaciones comerciales.
  • Categoría “operación específica” (riesgo medio): es necesaria la autorización de una NAA. Todos los riesgos se analizarían y mitigarían mediante un análisis de riesgos y seguridad.
  • Categoría “certificada” (riesgo elevado): las reglas son similares a las que se aplican a aeronaves tripuladas (por ejemplo, el piloto debe poseer una licencia y una certificación).

Puede consultarlo en este enlace.

Ya en septiembre de 2016 una serie de asociaciones de aviación demandó que se registraran todos los drones de pequeño tamaño en Europa. En mayo de 2017, la EASA comenzó a realizar una consulta pública sobre la nueva normativa básica para los drones en la Unión Europea, que regulará todos con independencia de su masa máxima de despegue. La adopción de esta nueva normativa estaba prevista a largo de este 2018.

Por otro lado, las Joint Authorities for Rulemaking on Unmanned Systems (JARUS), de las que forman parte 52 países además de la EASA y Eurocontrol, publicaron en 2017 un documento que establecía una metodología de evaluación del riesgo con la que fijar un nivel suficiente de confianza para que una operación específica pueda llevarse a cabo con seguridad (SORA, Specific Operations Risk Assessment).

Al respecto de otros países, la normativa de cada uno establece:

EEUU

La Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA) establece bajo su regulación 107 el espectro de normas de utilización de drones, tanto comerciales como gubernamentales de menos de 25 kilos, y establece que el dron a operar siempre debe estar registrado y se debe operar con un certificado de operador.

Además, otros aspectos básicos de dicha norma 107, son:

  • El dron siempre debe permanecer a la vista
  • Altura máxima de 400 pies AGL
  • Velocidad máxima de utilización de 87 nudos (160 km/h)
  • Los operadores se deben mantener alejados de rutas de aproximación a aeropuertos y de zonas de tráfico aéreo restringido, además de obedecer cualquier restricción aérea temporal de la FAA.

Fuente: FAA

Brasil

Este país emitió el 3 de marzo del 2017 un documento donde reflejaba los requisitos generales para el uso de UAVs de uso civil, ya que están de momento prohibidos los drones comerciales.

Algunos detalles de su normativa son los siguientes:

  • Se dividen 3 clases de RPAS:
    • Clase 1 con un peso de despegue mayor a 150 kg
    • Clase 2 con un peso de despegue mayor o igual de 25 kg y menor de 150 kg
    • Clase 3 con un peso de despegue menor o igual a 25 kg
  • Todos los operadores deben estar en posesión de un Certificado Médico Aeronáutico (CMA), un permiso y una licencia si operan un dron de Clase 1 ó 2.
  • Si se desea operar por encima de 400 pies AGL, además del CMA, el permiso y la licencia, la ANAC determinará para cada tipo de operación los criterios adecuados para la emisión de la documentación necesaria.
  • Todos los drones deben estar registrados y tener un certificado de matrícula según el Registro Aeronáutico Brasileiro.
  • Para los operadores y drones de la clase 3 se aplicarán las siguientes normas:
    • Los drones que operen por debajo de una altura de 120 metros solo tienen que estar registrados con un CMA.
    • Los drones solo pueden volar hasta una distancia de 20 metros de su operador
    • En áreas urbanas y áreas rurales, los drones no pueden volar a más de 60 metros del suelo.

Fuente: ANAC

Rusia

Desde finales de junio del 2016, Rusia dispone de estas reglas básicas en su normativa de operación de drones:

  • Todas las aeronaves no tripuladas producidas e importadas en el país que pesen entre 0,25 y 30 kilogramos al despegue deben ser registradas, y aquellos que pesen al despegue más de 30 kilogramos estarán sujetos a certificación con arreglo a las Normas Federales de Aviación que elaborará el Ministerio de Comercio e Industria.
  • Todos los drones registrados llevarán la imagen de la bandera del Estado ruso junto con el número de registro de la aeronave, ya que los drones son reconocidos como aeronaves civiles.
  • Los usuarios de drones registrados tendrán que confeccionar un plan de vuelo y presentarlo ante las autoridades regionales siempre que se vaya a realizar cualquier tipo de operación

Fuente: Gobierno ruso

China

China lleva desde el 2016 con la misma regulación para el vuelo de los drones.

La Administración de Aviación Civil de China, regula el funcionamiento de los sistemas de aeronaves no tripuladas (UAS) con un peso máximo en vacío de 116 kilogramos o menos, o con un peso bruto máximo de despegue de 150 kilogramos o menos, y una velocidad aérea calibrada no superior a 100 kilómetros por hora. Por lo general, los UAS con un peso de 1,5 kilogramos o menos no están obligados a seguir la normativa.

china drones

Los drones deben llevar un sistema de hardware y software que monitoriza su actividad de vuelo y no les permita acceder a determinados lugares como zonas prohibidas de aeropuertos, áreas restringidas, etc.

Los UAS que vuelen dentro de la línea visual de visión (VLOS) deben ser operados durante el día. Este requisito no se aplica a los UAS que vuelan más allá de la línea visual de visión (BVLOS), pero a los vuelos de BVLOS se les aplica un cierto marco reglamentario para hacer frente a las emergencias. Tanto los UAS que vuelan dentro de VLOS como los BVLOS deben ceder el paso a las aeronaves tripuladas.

Fuente: Biblioteca del Congreso de EEUU

-Actualizando las regulaciones a fecha de junio 2018, este texto está basado en el artículo “Game of drones“, publicado en la revista Innovations#6 de la compañía Thales de julio 2017-