La Aeronáutica Naval Española 1917-1939

Por: Miguel Angel Segovia

España es un país con una gran historia que merece ser difundida y conocida por su sociedad. Durante el transcurrir de los años, hemos tenido grandes hazañas y épocas gloriosas. España llegó a ser un gran Imperio durante más de 200 años gracias a su mentalidad naval, y a su potente Armada. Está por ver que los Estados Unidos de América, logré y nos supere en esta gesta.

Desgraciadamente durante nuestra historia reciente, también hemos tenido que lamentar acaecimientos muy dolorosos y trágicos, cuyas huellas persisten hoy en día.

Seguramente todos nuestros lectores conocen los funestos episodios de nuestra Guerra Civil y sus consecuencias. Una de ellas, fue la perdida completa de la Aeronáutica Naval al disgregarse su personal y material en ambos bandos.  El devenir de los acontecimientos de la Guerra Civil, originó la fusión de la Aeronáutica Militar y la Aeronáutica Naval dando lugar a la creación de un nuevo Ejército. Nuestro magnifico Ejército del Aire.

Quisiera en este texto, explicar brevemente la historia de la Aeronáutica Naval. Evidentemente, este tema daría incluso para publicar un libro, pero este no es el objeto de presente texto. Ruego por tanto se me que permita ciertas licencias en este artículo y que obligatoriamente me llevan a sintetizar algunos hechos importantes y a obviar algunos otros de menor transcendencia.

Antes de hablar de la Aeronáutica Naval, debo comenzar hablando de la Aeronáutica Militar. Una y otra están ligadas en su origen y en su final.

El día 2 de abril de 1910 se crea la Aviación Militar en España y cuya primera base fue el aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid). El 28 de febrero de 1913 se cambia el nombre por el de Servicio de Aeronáutica Militar, con objeto de fusionar e incorporar la Compañía de Aerostación con base en Guadalajara, y que operaba de manera efectiva desde 1889. Este nuevo Servicio de Aeronáutica Militar contaba, por tanto con dos secciones operativas: por un lado la Aviación militar y por el otro la Aerostación Militar.

Desde sus inicios esta nueva Arma del ejército español abrió sus puertas a los oficiales de la Armada y formó a todos los aviadores militares con el mismo material de la base de Cuatros Vientos. Una vez finalizado el curso de piloto, la mayoría de los oficiales de la Armada quedaron en las filas de la Aeronáutica Militar.

No obstante, algunos otros Oficiales de la Armada consideraban que las tácticas aeronavales que debían desarrollarse como apoyo a los buques de guerra, exigían la necesidad de una aviación naval propia. Evidente este paso no fue fácil, pues siempre en estos casos suele haber recelos y dificultades institucionales. En este aspecto, esta época no iba a ser diferente a cualquier otra.

Durante los inicios de la I Guerra Mundial, el entonces teniente de navío Pedro M. Cardona y Prieto, oficial de gran talento y gran entusiasta de la Aviación Naval, viajó  a numerosas ciudades relacionadas con la aeronáutica, visitando países como Suiza, Alemania, Bélgica y Francia. En todos estos lugares recopiló información y estudió los procedimientos de fabricación y el empleo de los medios aeronáuticos en guerra. A su regreso, y debido a que tenía un estatus de asesor personal del rey Alfonso XIII, le  informó de sus trabajos y estudios. La consecuencia de estos informes no pudo ser otra que la aprobación de la creación de la Aviación Naval. Así el 15 de septiembre de 1917 por Real Decreto de S.M. el Rey Alfonso XIII nace la Aeronáutica Naval.

 

CC. Pedro M. Cardona y Prieto. Fuente: Archivo Armada Española
CC. Pedro M. Cardona y Prieto. Fuente: Archivo Armada Española

 

En abril de 1918 se eligió al por aquel entonces capitán de corbeta Cardona y Prieto para impulsar esta nueva capacidad de la Armada, que con una gran capacidad de trabajo se enfrentó a grandes retos. Una nueva especialidad en la Armada, suponía disponer de una Escuela de formación, material y sobre todo de profesores, alumnos y personal de apoyo.

La primera decisión que tomó el capitán de corbeta Cardona fue establecer provisionalmente la escuela de Aviación Naval en Barcelona, en los terrenos del entonces denominado Campo de la Volatería y que hoy ocupa el aeropuerto de El Prat.  La construcción de la Escuela en su ubicación prevista junto al Mar Menor, en lo que hoy es la Base Aérea de San Javier, se retrasó mucho debido a distintas dificultades administrativas. Por otro lado, se empezaron a desarrollar los aeródromos y bases de aerostación en Mahón (Menorca), Marín (Pontevedra) y Mar Chica (Melilla).

En 1920 se creaba el Negociado de Aviación Naval dentro del seno del Estado Mayor Central de la Armada. Desde este negociado, el capitán de corbeta Cardona para impulsar el desarrollo de esta nueva capacidad y con escasos créditos iníciales, se dispuso a la adquisición del material necesario. En poco tiempo se recibieron tres aviones Avro 504K, un modelo muy versátil capaz de operar con ruedas o flotadores y que tenía ciertas capacidades como bombardero. No obstante, su empleo consistió en el adiestramiento de los primeros aviadores navales. También se recibieron dos aviones de caza biplaza Martinsyde F.4. Buzzard para misiones de reconocimiento y bombardeo. Enseguida se planteó la necesidad de adquirir hidroaviones para operar desde la mar, y la elección recayó en un modelo italiano, el Macchi M-18, que ofrecía sobradas prestaciones como avión de reconocimiento a baja cota y bombardeo. En cuanto llegaron a España empezaron a operar desde el puerto de Barcelona.

 

Macchi M.18.
Hidroavión Macchi M.18. Fuente: Archivo Armada Española

 

Después de una frenética actividad y de contratar a varios instructores extranjeros, a principios de 1921 comenzaba el primer curso de la especialidad de piloto naval.  Además, y ante la necesidad de dar adecuada respuesta militar a los desgraciados sucesos que han pasado a la historia con el nombre del desastre de Annual, se aceleraba la preparación de la Armada y de la Aeronáutica Naval, mediante la adquisición de un buque que permitiera desplegar y dar apoyo logístico a los hidroaviones.  Así, a finales de 1921 el Ministerio de Marina recibía un vapor alemán entregado al Gobierno español como indemnización por las pérdidas sufridas por nuestra marina mercante durante la Gran Guerra. Este buque que inicialmente se llamó España nº. 6, tras profundas modificaciones, se renombró como Dedalo y quedó plenamente operativo en mayo de 1922. Cabe señalar que el Dédalo, además de ser el primer portaaeronaves de la Armada, fue el primer buque de aquella época capaz de operar simultáneamente aparatos pertenecientes a las especialidades de aviación y aerostación, ya que podía emplear 2 dirigibles semirrígidos S.C.A., 2 globos cautivos Avorio Prassone y hasta 20 hidroaviones del tipo Macchi M-18.

En esos primeros años también se potenció el material de la Aeronáutica Naval mediante la adquisición de cinco hidroaviones Felixstowe F.3A; la construcción bajo licencia de media docena de hidroaviones Savoia S-13, de origen italiano, en los talleres de la aeronáutica naval de Barcelona. Este método de adquisición de material mostraba ser un modelo mixto bastante eficiente. Por un lado, la compra en el extranjero aprovechando los bajos precios debido el exceso de aviones tras la I Guerra Mundial y, por otro lado, un apoyo a la industria nacional en determinados proyectos viables técnicamente.

 

 Aeronáutica Naval Dédalo
Estación Transportable de Aeronáutica Naval Dédalo. Fuente: Archivo Armada Española

 

Las primeras acciones de combate de la Aeronáutica Naval ocurrieron en agosto de 1922 cuando el buque Dédalo desplegó en la costa de África para participar en la Campaña de Marruecos. La primera campaña del Dédalo en Marruecos se saldó con más de 125 vuelos de combate por piloto, y aunque su contribución a alcanzar los objetivos de la misión fue modesta, demostró plenamente el potencial de esta nueva capacidad al aprovechar la mar como espacio de maniobra para sorpresa del adversario.

Durante los años 1923 y 1924 la Aeronáutica Naval continuó consolidándose con nuevos cursos de formación, adquisición de nuevo material, como el Supermarine Scarab y el Macchi-24. Además se continúo participando en distintas operaciones en el norte de África.

Finalmente, el 8 de septiembre de 1925, llegó la plena justificación de la creación de la Aeronáutica Naval durante el desembarco de Alhucemas. Este glorioso día para las Fuerzas Armadas Españolas, constituye un importante hito a nivel mundial, pues de manera conjunta se realizó el primer desembarco de infantería apoyado por fuerzas navales y sus unidades aéreas. Evidentemente este desembarco sirvió como caso práctico para otros desembarcos durante la II Guerra Mundial, como por ejemplo el famoso desembarco de Normandía el 6 de junio de 1944.

El Dédalo y los distintos tipos de hidroaviones desarrollaron una intensa acción ofensiva durante el desembarco, bombardeando las posiciones enemigas y debilitando sus defensas tanto en las inmediatas playas como en las alturas circundantes, contribuyendo de manera significativa al éxito del desembarco.

El final de la guerra en África en 1926, proporcionó la oportunidad de concentrar los esfuerzos en reorganizar la Aeronáutica Naval que, tras abandonar parte de sus instalaciones de Barcelona,  se ubicó definitivamente en la nueva base de San Javier. Además, se continuó con la actualización del material adquiriéndose modernos hidroaviones Dornier Do-J Wall. Estos fueron construidos por la empresa nacional Construcciones Aeronáuticas S.A. (CASA) en su factoría de Cádiz, origen de la potente industria aeronáutica nacional.

Por tanto a fínales de los años 20, podemos afirmar que la Aeronáutica Naval española era una de las más importante de su entorno. Poseía instalaciones de construcción con prestigio, bases aeronavales distribuidas en puntos clave de la península y sus tripulaciones estaban muy bien adiestradas.

La llegada de la República en 1931 supuso el agrupamiento de la aviación civil, militar y naval dentro de un nuevo organismo conocido como Dirección General de la Aeronáutica. En esos años tuvo lugar otro de los hitos de la aeronáutica militar como fue la toma del autogiro Cierva el 7 de marzo del 1934 en el Dédalo, la primera toma de una aeronave de ala rotatoria a bordo de un buque en el mundo.

 

Autogiro “la Cierva” sobre la cubierta del Dédalo. Fuente: Archivo Armada Española.
Autogiro “la Cierva” sobre la cubierta del Dédalo. Fuente: Archivo Armada Española.

 

Así llegamos al inicio de la Guerra Civil en 1936, momento en el que la Aeronáutica Naval continúa a un gran nivel, tanto por la experiencia de los pilotos navales como por el número de aviones, si bien es cierto que el Dédalo estaba inoperativo y que algún otro material de vuelo rayaba en la obsolescencia.  La Armada Española operaba en ese momento doce escuadrillas que, en total, contaban con cerca de un centenar de aviones, algunos de ellos los más modernos de la época como los torpederos CASA Vickers Vildebeest.

Como se ha mencionado al principio, con el estallido de la Guerra Civil los dos bandos unificaron bajo un mismo mando la Aviación militar y la Aeronáutica Naval. Finalizada la contienda, el 7 de octubre de 1939 se creaba el Ejército del Aire, desapareciendo de este modo la Aeronáutica Naval después de 22 años de servicio a España.

Desde su creación hasta su disolución en 1939, el personal de la Armada mostró su capacidad para liderar el desarrollo de la Aviación Naval, superando infinidad de problemas financieros, tecnológicos y operativos.  En esos años la Aeronáutica Naval consiguió formar casi un millar de hombres, que se titularon en las distintas ramas de esta especialidad naval.  Estos oficiales, suboficiales y marineros fueron unos pocos valientes marinos que decidieron desafiar las dificultades y la carencia de medios para impulsar un sueño: el de disponer de Aviación Naval en España.

En 1954 se crea el Arma Aérea de la Armada, legitima heredera de aquella  Aviación Naval de 1917. Pero evidentemente eso ya es otra historia…

Acerca de Miguel Angel Segovia

Miguel Angel Segovia
Miguel Ángel Segovia Benítez. Teniente de Navío de la Armada Española Controlador Táctico de Aviones en la Mar (CTAM) Al margen de mi vocación militar y de marino, desde el punto de vista de controlador aéreo lo que más me gusta es pertenecer a ese grupo selecto de personas que hacen algo diferente, y con tanta responsabilidad, en un mundo tan apasionante como es el mundo de la aviacíón.