La EASA realizará pruebas de vuelo del 737 MAX de forma individual

11-09-2019

Mientras Boeing se prepara para el regreso del MAX, las agencias de aviación también están haciendo sus tareas antes de la eventual luz verde para que el 737 MAX vuelva a volar. Sin embargo, una de las agencias de aviación va a aprobar el MAX por sí misma, en lugar de delegar esta tarea a la Agencia Federal de Aviación (FAA).

737 MAX

El director ejecutivo de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), Patrick Ky, “intercambió opiniones” ante la Comisión de Transportes y Turismo del Parlamento Europeo, que acaba de ser elegida en mayo de 2019. Ky presentó brevemente el papel de la EASA en la industria y, por supuesto, tocó un tema muy importante: el Boeing 737 MAX y el regreso del avión al servicio.

Durante la presentación, Ky confirmó oficialmente que la EASA aprobará individualmente el MAX para volar sólo después de que Boeing haya cumplido cuatro condiciones críticas. En primer lugar, la agencia “insistió en que cualquier cambio propuesto por Boeing sobre la resolución de estos problemas debería ser aprobado por la AESA”. En segundo lugar, dado que la Unión Europea y los Estados Unidos tienen un acuerdo sobre seguridad aérea, la FAA aprobó partes que la EASA no supervisó. Así, como el MAX vuelve a entrar en servicio, la agencia europea hará una “revisión más amplia del diseño de los sistemas de seguridad críticos en el MAX”, que la EASA delegó a la FAA para que certificara cuando el avión fue aprobado para el servicio en 2017 – un tema, “no muy popular entre nuestros colegas americanos”, según Ky.

En tercer lugar, la AESA tendrá que tener “un conocimiento completo de los dos accidentes” y, por último, exigirá que “el personal de vuelo esté adecuadamente formado” en relación con los cambios que Boeing introdujo en el software 737 MAX. El director ejecutivo de EASA también señaló que la agencia está en “contacto regular y muy fuerte” con el fabricante y la FAA, ya que todas las partes implicadas están intentando que el avión vuelva a volar.

Mientras tanto, la FAA espera realizar vuelos de certificación con el avión en tierra en octubre de 2019. Boeing declaró que la compañía “asume” que el 737 MAX volverá al servicio “a principios del cuarto trimestre de 2019”. Sin embargo, durante su presentación, Ky señaló que Boeing no ha implementado cambios que proporcionen una “respuesta apropiada a los problemas de integridad del ángulo de ataque”, cuestionando si la suposición se hará realidad. Los operadores de MAX comparten el escepticismo, ya que esperan que los vuelos se reanuden en enero de 2020.

Los cambios en la certificación muestran hasta qué punto la crisis ha sacudido la industria, creando una brecha entre las agencias. Un ejemplo reciente de cómo las agencias todavía trabajaban juntas podría ser la puesta a tierra del Boeing 787 Dreamliner en 2013, cuando las autoridades de aviación pusieron a tierra el tipo en todo el mundo debido a problemas con las baterías y los sistemas electrónicos. La EASA siguió la directiva de la FAA y señaló que la agencia está “trabajando estrechamente con la FAA como la principal autoridad de certificación”.

Pero cuando el segundo 737 MAX sufrió un accidente fatal, la FAA ya no fue considerada como la agencia “primaria” – la Administración de Aviación Civil de China (CAAC) lo fue, ya que fue la primera autoridad de aviación en enraizar el MAX. Por el contrario, la FAA “no ha recibido datos para sacar conclusiones o tomar medidas”.

Dos días después, la FAA se unió al resto de las agencias y prohibió que el cuerpo estrecho operara vuelos comerciales, una de las últimas agencias en hacerlo. Y, como Boeing pretende devolver al más reciente miembro de la familia 737 al servicio lo antes posible, parece que la FAA ha perdido su estatus de agencia líder, lo que añade más complejidad al último capítulo de la crisis del 737 MAX.