La École de technologie supérieure de Montreal y Safrán diseñarán motores de aeronave más sostenibles con el medio ambiente

26-12-2019

La nueva Cátedra de Investigación Industrial de Safran sobre el Desarrollo de Sistemas de Aeropropulsión Sostenibles y la École de technologie supérieure (ETS) de Montreal, se han programado para trabajar en un proyecto progresivo en materia de medioambiente para diseñar motores de aeronaves más limpios.

Safran
Foto: Daniel Linares, Safran

Al hacer el anuncio sobre el proyecto, ÉTS señala que el tráfico aéreo mundial, que crece entre un cuatro y un cinco por ciento cada año, produce más del dos por ciento de todos los gases de efecto invernadero relacionados con la actividad humana. Garnier, un investigador de la facultad de ÉTS, planea ayudar a resolver parte de este problema reduciendo las emisiones de partículas finas y ultrafinas de los motores de los aviones en su origen.

François Garnier de Safran, ha dicho «Para crear motores más limpios, debemos comprender plenamente los procesos físicos y químicos que dan lugar a la formación de emisiones contaminantes, tanto en los componentes del motor como en el avión de propulsión».

ÉTS explica que su equipo de investigación desarrollará modelos para identificar mejor la dinámica de los aerosoles y sus precursores gaseosos. Los datos experimentales se utilizarán para calibrar los modelos para la mejor representación posible de la realidad.

Sylvain Boisvert, Gerente General de Canadá de Safran Engineering, ha dicho «Cada dos segundos, en algún lugar del mundo, despega un avión equipado con un motor Safran. Además, si bien la aviación civil ha mejorado enormemente su eficiencia energética y ha reducido sus efectos sobre la calidad del aire durante las últimas décadas, el crecimiento del tráfico aéreo está ejerciendo presión sobre el medioambiente. Frente a esta realidad, Safran está explorando todas las vías posibles para reducir la huella ambiental de la industria aeronáutica, y nuestra participación en este [proyecto] nos ayudará a lograr ese objetivo».

ÉTS explica que actualmente existe una norma de certificación transitoria para las partículas no volátiles (emisiones de humo), que se encuentran en las cercanías de los aeropuertos, pero no se aplica a las emisiones de partículas volátiles (vPM). La escuela sigue explicando que esta situación cambiará pronto con dos nuevas normas internacionales que entrarán en vigor en 2020: Uno para las emisiones de vPM y otro relacionado con las emisiones de CO2. Los trabajos de investigación dirigidos por Garnier ayudarán a los fabricantes de equipos originales a adaptarse a las nuevas normas.

Además de este nuevo proyecto, los investigadores en aeronáutica del ÉTS ya se están centrando en varios frentes progresistas desde el punto de vista medioambiental identificados por la Organización de la Aviación Civil Internacional, como los biocombustibles, el diseño de motores más eficientes en cuanto al consumo de combustible y de sistemas de propulsión eléctricos e híbridos, la reducción de la masa de los aviones y la mejora de la gestión de las distintas fases de vuelo.