La Fuerza Espacial aumenta las capacidades de telemedicina del buque hospital “Mercy” atracado en Los Ángeles

Por: Juan Pons

La constelación de comunicaciones militares WGS apoyará a los barcos hospital de la Armada de Estados Unidos que participan en la guerra contra el COVID-19 

USNS Mercy
El USNS Mercy se encuentra en Los Ángeles desde el 27 de marzo con sus comunicaciones de voz y datos duplicadas (crédito: US Navy/David Mora)

La importancia de las comunicaciones vía satélite para contribuir a hacer frente de modo coordinado y efectivo a la expansión del coronavirus COVID-19 en el extenso territorio de Estados Unidos queda patente con las medidas de refuerzo que la Fuerza Espacial ha puesto en marcha, de acuerdo con las instrucciones emanadas de la Casa Blanca y del Pentágono.

Atendiendo a una demanda urgente del Jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante  Michael M. Gilday, el Comandante en Jefe del Mando Espacial, el teniente general del Aire John Raymond, ha ordenado a la Brigada de Operaciones Satelitales del Ejército de Estados Unidos que aumente de forma sustancial las capacidades de ancho de banda satelital del buque hospital USNS Mercy.

Mercy navy boss
El Comandante en Jefe del Mando Espacial, el teniente general del Aire John Raymond, ha ordenado aportar las capacidades que brinda la constelación WGS (crédito: DoD)

La finalidad de la petición es duplicar la velocidad de enlace de voz y datos del buque, espacialmente para brindar conexiones mejoradas de telemedicina a los cirujanos y médicos que van a atender al millar de pacientes en cama que puede atender el USNS Mercy.

El trabajo de montar los nuevos equipos, antenas y equipamientos satelitales le ha sido asignada a la Brigada de Operaciones Satelitales del Ejército, la unidad militar responsable de gestionar las operaciones de la red global de satélites de comunicaciones de banda ancha o WGS (Wideband Global Satcom), el sistema militar de transmisiones de mayor capacidad de Estados Unidos. La citada Brigada pertenece a Mando de Defensa Espacial y de Misiles del Ejército o SMDC (Army Space and Missile Defense Command), el componente del Ejército asignado a la Fuerza Espacial.

wgs mercy
Cada WGS pesa 6 toneladas y alberga transpondedores en las bandas X y Ka cuyo número está clasificado como secreto (crédito: Boeing)

El USNS Mercy zarpó de la base naval de San Diego, a unas 120 millas de Los Ángeles, donde atracó el pasado 27 de marzo. Allí recibe y atiende a pacientes no infectados de coronavirus, para que los hospitales del estado de California puedan dedicarse de forma exclusiva a los pacientes con COVID-19.

Por el momento no consta que la US Navy haya solicitado incrementar las capacidades satelital del buque hospital USNS Comfort, gemelo del Mercy, que zarpó el día 28 de marzo de la base naval de Norfolk ‒estado de Virginia‒, y se espera su llegada al puerto de Nueva York en el día de hoy, 30 de marzo. Su misión en la ciudad de los rascacielos es semejante a la del USNS Mercy.

Diez satélites contra el COVID-19

La constelación de satélites geoestacionarios WGS es sucesora del Sistema de Comunicaciones por Satélite de la Defensa o DSCS-3 (Defense Satellite Communication System), que fueron fabricados por Hughes Aircraft Co., después integrada en Lockheed Martin. De 2,7 toneladas y un tiempo de vida útil estimado en 10 años, fueron puestos en órbita un total de 14 unidades entre octubre de 1992 y marzo de 2003.  

La constelación GWS está formada por un total de 10 satélites situados en órbita geoestacionaria a unos 36.000 kilómetros de la superficie terrestre (crédito: Boeing)

En cambio, los satélites de la constelación WGS han sido desarrollados y fabricados por Boeing a partir de su familia de plataformas de comunicaciones comerciales BSS-702HP. La red está formada por un total de 10 satélites de cerca de 6 toneladas de peso al despegue, cuyo número de transpondedores en las bandas X y Ka a bordo de cada ingenio está clasificado como secreto.

Cada plataforma WGS se encuentra en una posición orbital fija a unos 36.000 kilómetros de altura de la superficie terrestre. Sus antenas le permiten cubrir de forma independiente 19 zonas diferentes de la superficie terrestre y cada uno de ellos cubre una zona distinta de la Tierra.

La red espacial de comunicaciones militares WGS no solo presta servicio al Pentágono y a las autoridades nacionales norteamericanas sino también a los ministerios de Defensa de Australia, Canadá, Dinamarca, Luxemburgo, Nueva Zelanda y Países Bajos, que participan en la financiación del programa.

El bloque II Follow-On es capaz de alcanzar tasas de transmisión de 11 Gbps en las bandas X y Ka (crédito: USAF/Jonathan Whitely)

Existen tres variantes de plataformas WGS. El bloque I lo forman tres satélites ‒WGS-1, 2 y 3‒, de los que el primero fue lanzado en octubre de 2010. El bloque II está integrado por los WGS-4, 5, 6 y 7, que fueron puestos en órbita entre 2012 y 2015, coincidiendo con la retirada de servicio en 2015 de la familia DSCS-3.

La serie más reciente en servicio es el bloque II Follow-On de los WGS-8, 9 y 10, el último de los cuales fue lanzado al espacio hace exactamente un año, el 15 de marzo de 2019. El bloque II Follow-On es capaz de alcanzar tasas de transmisión de 11 Gbps en las bandas X y Ka y el coste de cada ejemplar se sitúa en los 424 millones de dólares.

El Congreso aprobó en marzo de 2018 una partida presupuestaria de 600 millones para dotarse de dos nuevos satélites militarizados de la familia BSS-702 todavía más mejorados ‒WGS-11 y 12‒ con los que relevar a los WGS que ya están llegando al final de su vida útil. El próximo en volar al espacio ‒el WGS-11‒ se encuentra en avanzado proceso de fabricación, su despegue está planificado para 2023 y, según Boeing, “incorpora nuevas tecnologías para evitar interferencias y mejorar su cobertura”.

Acerca de Juan Pons

Juan Pons
Coronel del Ejército de Tierra en situación de Reserva. En el ámbito de la comunicación está especializado en asuntos espaciales, aeronáuticos y de defensa, materias en las que es autor de numerosos artículos en medios impresos y electrónicos de ámbito nacional e internacional, así como de libros y monografías sobre las organizaciones europeas de defensa y el sector espacial, principalmente.

Ha ocupado el cargo de coronel director de la Escuela Militar de Ciencias de la Educación del ministerio de Defensa, de teniente coronel estuvo al mando de la Unidad de Repatriación de las fuerzas del Ejército de Tierra desplegadas en el aeropuerto de Mostar (Bosnia-Herzegovina) y en el empleo de comandante fue profesor titular de Comunicación y Relaciones Internacionales en el Departamento de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Academia General Militar de Zaragoza.

Fundador y primer director del Boletín Informativo “Tierra” que publica el Ejército de Tierra, en su vertiente militar está diplomado en Operaciones de Paz, Gestión de Programas y Alta Gestión de Personal.

En el plano civil está diplomado en Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, en Altos Estudios Internacionales por la Sociedad de Estudios Internacionales y en dirección de Empresas por el Ministerio de Economía y Hacienda y la Cámara de Comercio e Industria de Madrid.

Es miembro de número de la Asociación Atlántica Española, de la Asociación de Periodistas de Defensa, de la Asociación Española de Derecho Aeronáutico y Espacial y de la Asociación de Diplomados Españoles en Seguridad y Defensa.