La plataforma de combate “Chinook” española

Por: Gabriel Cortina

Una de las plataformas más relevantes de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) va a comenzar un profundo proceso de renovación. Se trata del CH-47, más conocido como el Chinook, y es una flota que está compuesta por un total de 17 aparatos. Esta nueva actuación supone dotar a las actuales aeronaves de una nueva configuración, pasando de la versión actual “D” (Delta) a la “F”, y conlleva la adquisición, renovación y modernización de los medios CIS, los equipos de apoyo en tierra, de planeamiento de misión y el sistema de simulación asociado al sistema, además de formación de pilotos y mecánicos y la documentación técnica.

 

Chinook CH47
                     Helicóptero Chinook del Ejército de Tierra. Marco Romero/MDE

 

Este helicóptero de transporte se ha convertido en una herramienta de múltiples capacidades para el apoyo logístico de múltiples misiones, desde cooperación al desarrollo, transporte de víveres y material sanitario, hasta las propias de zonas de conflicto, para transporte de equipos, combustible, artillería de campaña y vehículos, por ejemplo. Como apoyo a las unidades especiales resulta de extrema eficacia, ya sea para lanzamiento en paracaídas y penetrar en zona hostil como para la evacuación de tropa. Se adapta a todo tipo de superficies, incluyendo la acuática, pues dispone de un diseño que le permite flotar, y puede operar en una amplia gama de ambientes adversos. También permite ser abastecido en vuelo y cuenta con capacidad de protección, con varias opciones de uso de ametralladoras en los laterales y en la parte posterior.

La necesidad de la modernización responde a criterios de mantenimiento y sostenibilidad por parte del fabricante (Boeing). Los criterios logísticos y de compatibilidad operativa implica el desarrollo de las flotas en todas las fuerzas terrestres aeromóviles que utilizan este aparato, incluyendo las norteamericanas. La renovación, que fue solicitada en 2015, afecta principalmente a dos cuestiones. Por un lado, se hace necesaria una mejora de las prestaciones, orientadas a una dimensión operativa, de seguridad, velocidad y capacidad de carga; y por otro lado, responde a maximizar los recursos logísticos y de mantenimiento y repuestos, lo que ahorrará un 58% de presupuesto.

Las mejoras concretas de la versión “F” afectan a la estructura, pasando de ser metálica a estar totalmente fabricada de materiales compuestos de gran resistencia, que son más sencillos de reparar, se ahora tiempo, facilita su mantenimiento y permite aumentar la disponibilidad operativa para el servicio. Otra mejora es la aviónica, cuyos equipos pasan de ser análogos (versión “D”) a digitales, con una arquitectura abierta común. Esta innovación permitirá reducir el coste del ciclo de vida y permite añadir nuevos desarrollos tecnológicos que aparezcan en el futuro. La cabina es totalmente digital y los pilotos podrán estar más concentrados en la misión gracias a las ayudas para la navegación. Incluye también equipamientos orientados a la guerra electrónica y cuenta con alerta para misiles.

Parte de la carga de trabajo estará asignada a la industria nacional, en concreto, lo referente al sistema de detección y alerta de misiles y los lanzadores de bengalas, y un gestor de guerra electrónica. La intención es que se incluya también el desarrollo de un simulador y entrenador para los pilotos y mecánicos. También incluiría un software para preparar en tierra las misiones operativas y la gestión logística de la aeronave, con un banco automático para la detección de fallos en los diferentes equipos de abordo.

 

CH-47

 

El CH-47 en utilizado en 19 países, incluyendo Reino Unido, Canadá, Grecia, Países Bajos, Corea del Sur, Australia, Emiratos y Japón. A nivel mundial operan 1.179 unidades, lo que ayuda a comprender el impacto y alcance de este gigante, nacido como otros helicópteros, para abordar problemas logísticos de la Guerra de Vietnam. El Chinook CH-47F número 100 fue entregado en agosto de 2010 al Ejército de EEUU, así que España es de los últimos países en pasar por esta “ITV”. Como dato, cabe señalar que el tiempo medio de fabricación de un nuevo aparato es de 3 años.

Los lotes españoles se recibirán a lo largo de los años 2021 al 2025, ya que Boeing Helicopters tiene previsto cerrar la cadena de producción en 2026 para dar comienzo al Block II de la versión “F”. De los actuales Chinook se recuperarán solo algunos componentes y el objetivo es mantener las capacidades de transporte pesado y ampliar la vida operativa durante dos décadas. El contrato supone un total de 819,2 millones de euros y cada aparato se renovará con un coste de 48,1M€ aproximadamente, lo que sugiere la elevada inversión en tecnología y prestaciones que implica.

Para favorecer la interoperabilidad en el uso de los recursos, la Armada Española ha pedido que los nuevos helicópteros tengan la capacidad de reducir el tiempo de parada de las hélices, incluyendo un freno motor. Al medir 18,3 metros de diámetro resulta imprescindible cesar el giro para poder ganar tiempo en buques como el LHD Juan Carlos I sin entorpecer la cubierta de vuelo.

En el mismo Consejo de Ministros que aprobó la medida de la renovación de los Chinook, también se incluyó impulsar el programa del helicóptero militar NH-90, también dependiente del Ejército de Tierra. El desarrollo de esta plataforma multipropósito -transporte y ataque- permitirá a las FAMET abordar con más capacidades las misiones encomendadas.

Acerca de Gabriel Cortina

Gabriel Cortina
Consultor de empresas. Diplomado en Altos Estudios de la Defensa Nacional por el CESEDEN