La Universidad John Hopkins demuestra que el transporte de sangre usando drones es seguro

08-12-2016
Los investigadores de la Universidad John Hopkins de Baltimore, USA, han determinado que grandes bolsas de productos sanguíneos, como las transfundidas en pacientes cada día, pueden mantener la temperatura y la integridad celular mientras son transportados por drones.

John Hopkins

Estos hallazgos según los investigadores, añaden evidencias de que los RPAS sean una forma segura, efectiva y oportuna para enviar productos sanguíneos a sitios remotos de accidentes o catástrofes naturales u otros destinos sensibles a las condiciones climáticas.

Según comenta Timothy Amukele, profesor asociado en la Universidad John Hopkins, “en las zonas rurales que no tienen acceso a clínicas cercanas o que carecen de la infraestructura para recoger productos sanguíneos o que puedan transportarlos por su cuenta, los drones pueden proporcionar ese acceso”.

Y añade, “los drones también pueden ayudar en centros urbanos para mejorar la distribución de los productos sanguíneos y la calidad de la atención”.

Anteriormente, la John Hopkins había realizado estudios sobre el transporte de materias químicas y microbiológicas usando drones, y encontraron que en ningún caso, las muestras transportadas en los ensayos fueron afectadas negativamente.  Este nuevo estudio, examina el efecto del transporte con drones en grandes cantidades de productos sanguíneos usados en transfusiones, los cuales necesitan un transporte significativamente más complejo, además del manejo y necesidades de almacenamiento que las muestras de sangre de los ensayos de laboratorio..