Las nuevas clases business en las colas de los aviones

EXPANSION. 20-03-2014

Para los pasajeros, el asiento ideal es normalmente el de primera clase o business. Para las aerolíneas, el sitio óptimo en los vuelos de larga distancia se encuentra cada vez más atrás en el avión.

Una nueva clase híbrida, denominada turista premium está apareciendo en más aviones debido a su atractivo económico. Los asientos dan por lo general a los pasajeros algo más de espacio que los aviones tradicionales y ofrecen servicios extra como mejor comida. Los billetes son más caros que la clase turista pero siguen siendo mucho más baratos que la primera clase.

A2-61080762.jpg

Para las aerolíneas, el paquete cuesta mucho menos que la clase business. Esto implica que sólo tienen que gastar un poco más para generar billetes más caros que la clase turista, y aún así cubrir plazas. Los ejecutivos de las compañías aéreas aseguran que puede ser el asiento más rentable.

La ecuación favorable es lo que llevó en parte a Deutsche Lufthansa a empezar a ofrecer una nueva sección turista premium en todos los vuelos internacionales a partir del próximo octubre. “Será un producto muy rentable”, asegura Jens Bischof, el director comercial de Lufthansa.

Más espacio

A las aerolíneas, al igual que a los pasajeros, les preocupa el espacio. Los viajeros quieren el mayor espacio posible para sus codos y rodillas, mientras que la compañías quieren hacer un uso óptimo de cada metro cuadrado.

El nuevo asiento de Lufthansa da a los pasajeros hasta 18 centímetros más para estirar sus rodillas, y diez centímetros extra a la altura del hombro, porque cada fila cuenta con dos asientos menos que la clase turista tradicional. El nuevo asiento ocupa cerca de un 50% más de espacio que el tradicional de turista. El coste incremental de otros extras, como la facturación de una maleta adicional, las vajilla de porcelana china para la comida y un kit de entretenimiento, es proporcionalmente inferior, según Bischof.

Un billete de ida y vuelta costará una media de 600 euros más que uno de clase turista. Lufthansa no revela las tarifas medias de la clase turista. Por su parte, los asientos de clase business ocupan el triple de área que la clase turista, y las tarifas de ida y vuelta superan de media los 2.000 euros, de acuerdo con Bischof.

Boeing incluye en la actualidad los asientos de clase turista premium en más del 30% de sus aviones intercontinentales 777, y la proporción sigue aumentando, de acuerdo con Kent Craver, un responsable de experiencia de vuelo y análisis de ingresos de Boeing.

La nueva categoría también se está entrando en aviones más viejos, aunque se desconoce el total. Lufthansa, por ejemplo, planea instalar la cabina a finales del año que viene en 106 aviones de largo recorrido, que en la mayoría de los casos forman parte ya de su flota.

Sin embargo, el entusiasmo aumentó lentamente. Virgin Atlantic Airways introdujo la primera sección turista mejorada en 1992, “dirigida al viajero de negocios consciente de los costes”, explicaba una portavoz de Virgin. Casi una década después, los rivales, entre ellos British Airways, copiaron el concepto.

En 2009, cerca de una docena de aerolíneas ofrecían servicios económicos especiales y en la actualidad lo hace casi el doble, explica Chris Emerson, vicedirector senior de Márketing de Airbus Group. “Los vuelos están más llenos que nunca, así que vuelve a haber interés en captar tréfico con altas tarifas”, confirma.

Craver cree que el auge de la clase turista premium refleja la emergencia de la clase business en los años 80. Entonces, la diferencia entre la primera clase y la clase turista era grande. Hoy, los asientos business son más cómodos que los de la primera clase hace una generación. “La turista premium es como la nueva business class”, concluye Craver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *