Las sondas Al-Amal, Tianwen-1 y Mars 2020 ya navegan por el cosmos camino de Marte

Por: Juan Pons. 31-07-2020

A pesar del COVID-19, tres sondas interplanetarias han despegado con éxito en tan solo 11 días desde Japón, China y Estados Unidos para alcanzar el Planeta Rojo en febrero de 2021

sondas Al Amal
De 1,5 toneladas, Al Amal alcanzará el Planeta Rojo en febrero de 2021, con lo que se iniciarán los festejos que conmemoran el 50 aniversario de la fundación de Emiratos Árabes Unidos

Entre los días 19 y 30 de julio se han producido tres lanzamientos institucionales al espacio de otros tantos países, todos ellos con éxito y con destino al Planeta Rojo, lo que ha generado una autentica caravana de astronaves cuya navegación por el cosmos se prolongará por espacio de siete meses.

La razón de la concentración de despegues se debe a que cada 26 meses existe una ventana de oportunidad, que el presente año abarca del 15 de julio al 15 de agosto. En ese periodo temporal, la Tierra y Marte se encuentran alineados de la forma más favorable para que un objeto disparado desde nuestro planeta alcance el Planeta Rojo en el menor tiempo posible, alrededor de 200 días, unos siete meses.

Emiratos Árabes Unidos, China y Estados Unidos llevan más de cinco años preparando sus respectivas misiones que, con distinto grado de ambición, pretenden conocer con un mayor grado de detalle los misterios que encierra el planeta vecino de la Tierra y aspiran a desentrañar los secretos que guarda bajo su superficie, paso previo a la exploración humana del planeta más allá de 2030.

El pistoletazo de salida corrió a cargo de la Agencia espacial de Emiratos. Las autoridades del rico estado del Golfo depositaron su confianza en el fiable y potente lanzador japonés H-IIA de Mitsubishi Heavy Industries, en su pretensión de convertirse en el primer país del mundo árabe en enviar una misión espacial a Marte.

Al amal
El perfil de misión de las misiones es en cierto modo semejante entre ellos. Cada 26 meses existe una ventana de oportunidad, que el presente año abarca del 15 de julio al 15 de agosto (crédito: Khaleej Times)

Bautizada Al Amal ‒“Esperanza” en español‒, su despegue se produjo el 19 de julio, tras dos aplazamientos ocasionados por la climatología adversa y las lluvias, que azotaban la zona donde se encuentra el Centro Espacial de Tanegashima, enclavado en la isla del mismo nombre y situado en el extremo sur del archipiélago nipón.

Con un peso al despegue de 1,5 toneladas y un volumen y tamaño semejantes al de un pequeño automóvil, una vez Al Amal alcance el Planeta Rojo se colocará en una órbita elíptica entre 22.000 y 44.000 kilómetros de altura. Desde esas distancias, los tres instrumentos científicos que lleva a bordo se dedicarán hasta el año 2023 ha estudiar la climatología global del misterioso planeta. Su llegada a Marte se calcula para febrero de 2021, lo que dará pasa a la conmemoración del 50 aniversario de  la fundación del país.

China aspira a colocarse a la altura de Estados Unidos

La siguiente en tomar el camino interplanetario que la llevará hasta Marte es la primera misión marciana de China, a la que se ha denominado Tianwen-1, que en mandarín significa “búsqueda de la verdad celestial”.

Tianwen-1
El proyecto chino Tianwen-1 aúna en una misma misión un orbitador, un módulo de descenso y un vehículo todo terreno, lo que equivale a poner tres huevos en una misma cesta (crédito: CNSA/CASC)

Con un peso total al despegue de 5 toneladas, está integrada por un orbitador ‒al igual que la misión de Emiratos‒, en cuyo interior se aloja un módulo de descenso y un vehículo todo terreno. De este modo, el presidente Xi Jinping inaugura las ambiciones del gran país asiático por estar presente en la exploración del Planeta Rojo, y competir con el proyecto Mars 2020 del presidente norteamericano Donald Trump.

El todo terreno dispone de seis ruedas motrices para moverse por el accidentado planeta y efectuar experimentos y mediciones. Basado en el todo terreno lunar Yutu 2,  tiene un peso aproximado de 240 kilos y unas dimensiones de 2 x 1,65 x 0,8 metros, alrededor de la cuarta parte de la masa de un automóvil utilitario tipo Smart y algo más pequeño.

sondas espaciales de china
Sin base de lanzamiento en su territorio, las autoridades de Emiratos confiaron en el fiable y potente lanzador japonés H-IIA de Mitsubishi Heavy Industries, que despegó desde el Centro Espacial de Tanegashima, en Japón (crédito: AFP)

Embarca siete instrumentos científicos, entre los que se encuentra un radar, un microscopio, una estación meteorológica y una cámara a color para que los controladores en tierra puedan observar el terreno por el que se desplaza. Con ellos, la comunidad científica china quiere estudiar in situ durante 90 días tanto la atmósfera marciana como las características magnéticas y geológicas del planeta y obtener pistas sobre su origen.

La misión despegó desde la base de Wenchang el 23 de julio a bordo de un cohete Larga Marcha 5, el más potente del parque de lanzadores espaciales de China. Las autoridades de su Administración Espacial Nacional confían la entrada en la órbita de Marte se produzca entre el 11 y el 14 de febrero de 2021.

Un paso más en su programa de exploración

El más reciente lanzamiento con rumbo a Marte se acaba de producir también con éxito y corresponde a la misión Mars 2020 de la NASA, que embarca el vehículo todo terreno Perseverance también de seis ruedas motrices, desarrollado por el Jet Propulsión Laboratory (JPL) de Pasadena (California).

El lanzador Atlas V de la misión Mars 2020 que ha despegado en la mañana del 30 de julio llevaba en su etapa superior el rover Perseverance de 1.025 kilos, que embarca siete avanzados instrumentos científicos. La NASA ha calculado que alcanzará Marte el 18 de febrero de 2021 para iniciar la tarea de buscar trazas de vida microbiana sobre el Planeta Rojo. 

A diferencia de las misiones Tianwen-1 y Al Amal, Perseverance incorpora tecnología española, que hace que la misión conjunta de la NASA y de JPL tenga un especial interés para la ciencia y la tecnología nacional.

Mars2020
La antena de comunicaciones Tierra-Marte y el equipo meteorológico y ambiental que viaja en el todo terreno Perseverance de la NASA/JPL han sido desarrollados y fabricados en España (crédito: NASA/JPL/Caltech)

Diferentes equipos de ingenieros españoles han diseñado, desarrollado y construido dos equipos, ambos de vital importancia para el resultado final de la misión norteamericana. Uno es la antena de alta ganancia orientable, que va a permitir que Perseverance pueda enviar de forma directa a la Tierra los datos de los experimentos efectuados y del estado de funcionamiento del vehículo, así como recibir instrucciones desde el centro de control, una vez haya sido depositado sobre la superficie marciana y se encuentre operativo. 

El otro equipoclave es el Analizador de la Dinámica del Entorno Marciano o MEDA. De 5,5 kilos de peso, cuenta con casi media docena de sensores meteorológicos y ambientales distribuidos entre el mástil del vehículo y la estructura principal. Gobernados por un micro ordenador también hecho en España, la función de los detectores es medir la velocidad y sentido del viento, la humedad relativa de la atmosfera, la radiación y el gramaje y características del polvo que impacta sobre el planeta y las variaciones de presión que afectan a la superficie marciana.

Instituciones como el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el Centro de Astrobiología (CAB), el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI),  empresas como Airbus DS España, Airbus CRISA, AVS y SENER y científicos e ingenieros como, Ana Olea (Antena), José Antonio Rodríguez-Manfredi, Tirso Velasco y José Moreno (MEDA), al frente de sus respectivos equipos, han hecho posible que la NASA y JPL hayan confiado en la capacidad de la industria española, al igual que ya lo hicieron en equipos semejantes en el todo terreno Curiosity (2012) y el laboratorio marciano InSight (2018), que todavía operan sobre el Planeta Rojo 

Acerca de Juan Pons

Juan Pons
Coronel del Ejército de Tierra en situación de Reserva. En el ámbito de la comunicación está especializado en asuntos espaciales, aeronáuticos y de defensa, materias en las que es autor de numerosos artículos en medios impresos y electrónicos de ámbito nacional e internacional, así como de libros y monografías sobre las organizaciones europeas de defensa y el sector espacial, principalmente.

Ha ocupado el cargo de coronel director de la Escuela Militar de Ciencias de la Educación del ministerio de Defensa, de teniente coronel estuvo al mando de la Unidad de Repatriación de las fuerzas del Ejército de Tierra desplegadas en el aeropuerto de Mostar (Bosnia-Herzegovina) y en el empleo de comandante fue profesor titular de Comunicación y Relaciones Internacionales en el Departamento de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Academia General Militar de Zaragoza.

Fundador y primer director del Boletín Informativo “Tierra” que publica el Ejército de Tierra, en su vertiente militar está diplomado en Operaciones de Paz, Gestión de Programas y Alta Gestión de Personal.

En el plano civil está diplomado en Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, en Altos Estudios Internacionales por la Sociedad de Estudios Internacionales y en dirección de Empresas por el Ministerio de Economía y Hacienda y la Cámara de Comercio e Industria de Madrid.

Es miembro de número de la Asociación Atlántica Española, de la Asociación de Periodistas de Defensa, de la Asociación Española de Derecho Aeronáutico y Espacial y de la Asociación de Diplomados Españoles en Seguridad y Defensa.