Las tendencias en tecnologías IT del transporte aéreo analizadas en AIR TRANSPORT IT SUMMIT 2016

07/06/2015,

La empresa SITA, especialista en comunicaciones y soluciones IT para el transporte aéreo, junto con la revista Airline Business han desarrollado la 17º edición de AIR TRANSPORT IT SUMMIT, los pasados días 25 y 26 de mayo en Barcelona, para analizar las tendencias en tecnología IT para los próximos años, y en consecuencia, las oportunidades y desafíos a los que se enfrenta la aviación comercial en este ámbito. Asimismo durante el Summit, SITA presentó las últimas novedades en productos tecnológicos y anunció los resultados de 2015 a sus más de 400 miembros de la industria del transporte aéreo.

 

tendencias en tecnología IT
El debate “Low Cost connectivity for all and everything” por directivos de Tnooz, Orange Business Services, SIGFOX, OneWeb y SITA. Foto: SITA.

 

Este congreso se ha conformado a lo largo de sus ediciones como el foro de referencia más importante del sector a nivel soluciones IT. Este año ha contado con la participación de ponentes como Dominic Nessi, ex-CIO del Aeropuerto de Los Ángeles, Michael Lewis, Responsable de Desarrollo de producto de aviación digital de Boeing, o Behsahad Behzadi, Ingeniero jefe en Google, entre otros, junto con miembros de la propia SITA como Catherine Mayer, VP de SITA, y Francesco Violante, CEO de SITA.

En esta edición 2016, los más de 400 asistentes (entre directivos de compañías aéreas y empresas líderes en IT, analistas y consultores del sector de la aviación y una amplia cobertura internacional de medios de comunicación) tuvieron ocasión de comprobar cómo la industria del transporte aéreo del futuro debe profundizar en el conocimiento de las tendencias del sector, alcanzar un mayor compromiso con los viajeros interconectados y aprovechar el potencial de las últimas tecnologías e innovaciones inteligentes.

El nuevo escenario interconectado potenciará la experiencia de los pasajeros, y no sólo eso, también optimizará la propia gestión de los aeropuertos y las operaciones. A este último respecto, las cuestiones que se han considerado prioritarios en materia de operaciones y seguridad durante el Summit son la reducción del manejo incorrecto de equipaje; la mejor gestión de la identidad de las personas para permitir un flujo seguro y más rápido de pasajeros por los aeropuertos; la facilitación de la nueva capacidad de distribución (NDC) de la IATA; y la mejora de la seguridad cibernética en toda la industria.

Se analizaron las actuales preferencias de los viajeros en cuanto al check-in y el entretenimiento, y se abordaron las novedades en ámbitos como la seguridad, la automatización de sistemas en los aeropuertos y el futuro de la aeronave conectada.

En este panorama interconectado al que se dirige la industria del transporte aéreo, Europa va un paso por delante que Sudamérica. Pero también es verdad que el ritmo de crecimiento de este último está siendo más rápido. Según Alex Covarrubias, Vicepresidente de SITA Latinoamérica y Caribe, el crecimiento económico de la región, el aumento de clase media y el no arrastrar estructuras antiguas (con enormes inversiones que amortizar) por un lado permite a Sudamérica implantar la última tecnología con mayor agilidad, y por otro que estas sociedades devoren los nuevos usos y costumbres de la era 2.0. Aunque por supuesto la situación es muy desigual por países. En Brasil por ejemplo incluso los vendedores de bebidas en la playa admiten el pago Contactless. Y Méjico, estrenará su próximo aeropuerto de nueva generación con lo último en innovaciones IoT.

En cinco años veremos la situación actual como si fuera de una época muy lejana. El viajero no entenderá su paso por un aeropuerto sin que le salten avisos pop up en su dispositivo móvil para facilitarle su tránsito y mejorar su experiencia. Y para las aerolíneas y aeropuertos, todo serán ventajas también. Los sistemas registrarán el número y localización de los pasajeros gracias a contar el número de móviles y tabletas conectadas. Permitirá manejar y optimizar mejor los flujos de personas por el aeropuerto para, por ejemplo, llevarles a controles de seguridad más vacíos, y abrir más o menos líneas de control según demanda.