Los controladores aéreos de la Base Naval de Rota

Por: Miguel Angel Segovia Benitez

Cuando decidí escribir sobre este asunto, quería establecer un hilo conductor que me permitiese  llegar  al ATC militar de la Base Naval de Rota (Cádiz), explicando a su vez y en unas breves líneas los diferentes tipos de controladores aéreos militares que existen en las Fuerzas Armadas españolas.

Está por ver entonces que el estimado lector no llegue a perderse por el camino, y sobre todo no llegue a aburrirse.

Unos y otros…

Alguno de nosotros que ya pasamos de los 20 años dedicados a la aeronáutica militar, podemos recordar con añoranza ciertas películas relacionadas con la aviación que dejaron huella en nuestra juventud, y que además nos marcaron una senda a seguir en nuestro futuro más inmediato. Una de ellas fue la película titulada “TOP GUN”.

Dejando de lado las aventuras y desventuras de su principal protagonista y aguerrido piloto Maverick, he querido centrarme en su compañero de vuelo y cuyo apodo militar era Goose. El tal Goose, no era más que un oficial de Armada de los EE.UU. y que compartía con el protagonista la cabina de vuelo de un caza F-14 Tomcat. Este oficial, Goose, sentado en la parte trasera (back seat) era el RIO (Radar Intercept Officer). La misión principal del RIO, entre otras, es ayudar a su compañero piloto de caza a interceptar, destruir o neutralizar sus objetivos, normalmente aeronaves enemigas. Pero también, en el fondo este oficial naval no es más que un controlador aéreo muy singular.

Esta figura como tal no existe en nuestra Armada, pues no estamos dotados de plataformas similares a un F-14, aunque si encontramos algo muy similar en las misiones de un oficial CTAM (Controlador Táctico de Aviones en la Mar) de la Armada española. Estos oficiales efectúan las mismas tareas que el RIO, pero desde los buques militares con capacidad de control aéreo, incluso hasta hace relativamente poco tiempo, también las efectuaban volando desde nuestros helicópteros Sea King de alerta aérea temprana (AEW), antes de que éstos se dieran de baja.

Básicamente los controladores de interceptación o de defensa aérea de nuestro Ejército del Aire, también realizan las mismas misiones que nuestro amigo Goose, y otras muchas más relacionadas con la defensa aérea e identificación de tráfico aéreo. Estos controladores militares desarrollan su misión en defensa de nuestro espacio aéreo soberano y con aviones de la fuerza aérea.  Se encuentran en los centros de defensa aérea terrestres y algunos de ellos también están destacados como Air Weapon Officers en  plataformas OTAN como son los aviones AWACS.

 

Base Naval de Rota
Fuente: Archivo personal. Autor junto a un AWACS E-3 “Sentry”, después de efectuar una misión en 2004.

 

Una vez visto someramente este tipo de controladores militares, les llega el turno a los controladores que se encargan de la circulación aérea operativa (CAO) y que se encuentran en los diferentes centros de control aéreo civil (ACC). Estos controladores pertenecientes al Ejército del Aire conviven con los controladores de ruta y aproximación en las respectivas salas de control aéreo de Madrid ACC, Barcelona ACC, Sevilla ACC…. Estos militares se encargan del tránsito de las aeronaves militares, cuando sin realizar una misión específica éstas transitan de una base aérea militar a otra, o vuelan a las zonas de operaciones o de ejercicios.

Finalmente, terminamos con los controladores que se encargan de las torres de control aéreo de las bases aéreas del Ejército del Aire, aeropuertos compartidos civil-militares como por ejemplo Zaragoza, bases de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) y base naval de la Armada en Rota. Estos controladores militares pertenecen cada uno a su ejército, pero se forman de manera conjunta y en la misma escuela de control aéreo.

Un poco de historia

La Armada asumió los Servicios Aéreos del aeródromo militar de la base naval de Rota el 30 de octubre 1.992, relevando de sus funciones al Ejército de Aire. Desde entonces se asumieron todas las responsabilidades de los servicios que conlleva un aeródromo.

El mando de la torre de control del aeródromo militar de Rota, es exclusivo de los oficiales y controladores españoles. Existe por tanto un error muy común entre algunos miembros de la aeronáutica española, que piensan que la torre de control del aeródromo depende del personal americano.

El personal de EE.UU. que trabaja en la torre y sus alrededores, es personal de apoyo que necesita la US. Navy (Armada de los EE.UU.) y la USAF (Fuerza Aéreas de los EE.UU.) para mantener sus operaciones en el Mediterráneo y Oriente próximo. Para ellos, la base naval de Rota es considerada como una gran base estratégica para la logística de sus fuerzas navales y aéreas.  Por tanto, tienen muy poco personal operativo en los puestos de control de la torre, limitándose al apoyo en control de rodadura (GROUND) y al apoyo en el control radar de aproximación (GCA). Todo el resto de puestos operativos que dan cobertura al control aéreo, son totalmente cubiertos por personal de la Armada Española. La torre proporciona este servicio de control aéreo  las 24 horas del día durante todo el año. El tráfico aéreo que se recibe es de lo más variado, no solo porque el aeródromo militar cuenta un gran helipuerto, sino porque también recibe trafico civil que opera para los EE.UU, la OTAN o para intereses nacionales. No es extraño divisar en el parking del aeródromo aeronaves de las compañías ATLAS Air, Kalitta Air o de UPS.

Pero… ¿Cómo se llega a ser controlador aéreo militar en la base de Rota?

Los controladores de tránsito aéreo de Rota son todos suboficiales de la Armada con la aptitud de controlador de tránsito aéreo. Estos suboficiales proceden de distintas especialidades, así que entre el personal controlador aéreo de Rota, nos encontramos desde aquellos provenientes de sistemas tácticos, maniobra y navegación, armas submarinas, sonaristas, y hasta dos infantes de Marina.

Todos ellos sienten un gran orgullo por su profesión aeronáutica y cuentan con una gran formación, especialización y una alta responsabilidad en el desempeño de sus cometidos.

 

Base Naval de Rota
Fuente: Archivo del autor: Parche identificativo de los controladores aéreos de la base de Rota.

 

La formación de estos suboficiales se realiza en Salamanca-Matacán, en la Escuela de Tránsito Aéreo del Ejército del Aire. La convocatoria del curso suele ser mediante  publicación en el Boletín Oficial de Defensa, y normalmente es común para los Ejércitos y la Armada, como ya he comentado anteriormente.

El curso de controlador de tránsito aéreo, proporciona a los alumnos la formación básica de controlador aéreo. Esta formación les permitirá obtener una de habilitaciones para desempeñar sus cometidos en sus puestos de control. Dichas habilitaciones son: control de aeródromo visual, instrumental y control de aproximación.

Una vez superadas las pruebas y finalizada la formación después de unas 22 semanas con una carga lectiva de 1000 horas, reciben las titulaciones y/o licencias de control aéreo. Éstas son el Certificado de Aptitud de Controlador Aéreo Militar y la Licencia Europea de Alumno Controlador. Una vez están en posesión de los títulos y licencias mencionados, los controladores militares pasan destinados a las dependencias de control como controladores en prácticas.

Algunos de estos controladores noveles, realizaran los cursos de área y de aproximación radar, y si procede, podrán realizar el curso de baja aproximación Radar (GCA).  La instrucción en sus respectivos destinos consiste en superar el plan de formación y capacitación específico de cada dependencia de control de tránsito aéreo, proceso que puede llevar hasta más de un año.

Los suboficiales de la Armada que poseen esta aptitud de controlador de tránsito aéreo, también pueden ir destinados a nuestro buque Juan Carlos I,  concretamente al control de aproximación del portaaviones. Para aquellos que efectúen el cambio de una dependencia de control a otra deben realizar el correspondiente plan de formación y capacitación de unidad, de ese modo se garantiza que todo el personal aeronáutico de control aéreo cumple con la normativa, lográndose a su vez la mejor eficiencia, eficacia y seguridad en el trabajo.

Además de todo lo expuesto anteriormente, todos ellos deben haber pasado el preceptivo examen médico en el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial del Ejército del Aire, situado en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).

 

rota
Fuente: Archivo del autor: Torre de control aéreo de la base de Rota (Cádiz).

 

Por otro lado, también se les exige una competencia lingüística general y aeronáutica específica en inglés. Para poder acceder al curso de Matacán, los candidatos deben estar en posesión de un nivel funcional militar en este idioma, y una vez finalizado el curso deben acreditar el nivel 4 operacional de inglés aeronáutico. Sin estos perfiles lingüísticos no podrán desempeñar sus cometidos en la torre de control de la base naval.

Finalmente, se puede decir que un suboficial necesita aproximadamente  unos dos años de formación específica para desarrollar con garantías la aptitud de controlador de tránsito aéreo. Además, una vez logrado su puesto en la torre de control, estos controladores tienen que realizar pruebas de competencia varias veces al año y renovación del inglés aeronáutico cada tres años.

Para finalizar este artículo, quiero manifestar que como Jefe del control aéreo del aeródromo militar de la base naval de Rota, estar al Mando de este personal supone un motivo de orgullo, señalando que todo este personal merece mi máximo respeto por un trabajo muy bien hecho las 24 horas del día, los 365 días del año.

Acerca de Miguel Angel Segovia

Miguel Angel Segovia
Miguel Ángel Segovia Benítez. Teniente de Navío de la Armada Española Controlador Táctico de Aviones en la Mar (CTAM) Al margen de mi vocación militar y de marino, desde el punto de vista de controlador aéreo lo que más me gusta es pertenecer a ese grupo selecto de personas que hacen algo diferente, y con tanta responsabilidad, en un mundo tan apasionante como es el mundo de la aviacíón.