Los Ferrocarriles Federales Suizos utilizan drones para cartografiar terreno montañoso y evitar desprendimientos de rocas

14-03-2021

La mayor empresa de transporte público de Suiza, los Ferrocarriles Federales Suizos (SBB), utilizan drones para mejorar sus inspecciones de desprendimientos de rocas cartografiando terreno montañoso mediante un software especial.

Ferrocarriles Federales Suizos (SBB)
Foto: SBB Drone Harmony

Dado que Suiza es un país increíblemente montañoso, donde los Alpes suizos cubren alrededor del 58% del país, y contiene 49 montañas de 2,5 millas de altura o más (llamadas 4.000-ers, porque alcanzan hasta 4.000 metros o más), la amenaza de desprendimiento de rocas está siempre presente.

SBB realiza una vigilancia constante, supervisando la extensa infraestructura ferroviaria de la empresa para detectar signos de desprendimientos de tierra y rocas inminentes, y tratando de prevenirlos o mitigarlos siempre que sea posible.

Esta tarea se realiza gracias a que los drones de SBB incorporan un software de planificación de misiones de vuelo automatizado, llamado Hill Scan de Drone Harmony.

Mediante el uso de mapas elaborados con datos capturados por Hill Scan, junto con métodos tradicionales de inspección de desprendimientos de rocas como el escaneo láser terrestre -una versión terrestre de LiDAR-, los inspectores del SBB están obteniendo un conjunto de datos más sólido con el que trabajar para determinar el nivel de amenaza de los desprendimientos de rocas en una zona determinada.

SBB está a la vanguardia de la tecnología y lleva varios años utilizando drones como herramienta de recogida de datos aéreos. En 2017, la empresa creó su Centro de Competencia de Drones, que actualmente cuenta con una flota de 80 drones operados por más de 100 pilotos especialmente formados.

Pero recopilar datos aéreos de terrenos escarpados y montañosos que tengan la calidad suficiente para ser utilizados para hacer mapas en 3D no es fácil.

Los inspectores de SBB utilizan Hill Scan para reducir la lista de zonas en las que es especialmente probable que se produzcan desprendimientos de rocas y, a continuación, centran su energía sólo en esos lugares utilizando métodos de recopilación de datos en persona, como la escalada y el rappel.

Este enfoque ayuda a SBB a reducir el alcance de sus operaciones en persona, mejorando así la seguridad y abordando al mismo tiempo el mayor reto al que se enfrenta su equipo de inspección: lidiar con el enorme volumen de terreno que hay que inspeccionar.