Los problemas con el paracaídas de la misión ExoMars 2020, podrían retrasar su lanzamiento

19-08-2019

El equipo de la misión ExoMars está realizando pruebas en el sistema de descenso del vuelo, ya que después de una prueba de caída a gran altitud que no tuvo éxito la semana pasada, se han descubierto problemas en el diseño del paracaídas. Si estos problemas no se solucionan a tiempo, la misión ExoMars 2020 Europa-Rusia puede convertirse en ExoMars 2022.

 

Paracaídas de la misión ExoMars 2020 ( infografía ESA).
Paracaídas de la misión ExoMars 2020 ( infografía ESA).

 

La misión ExoMars comprende un rover llamado Rosalind Franklin y una plataforma de ciencia de superficie llamada Kazachok, cuyo lanzamiento está programado para el próximo verano y que aterrizará en el Planeta Rojo en marzo de 2021.

Si la misión pierde la ventana de lanzamiento 2020, tendría que esperar hasta por lo menos el 2022 para su próxima oportunidad de despegar, ya que las ventanas de lanzamiento de las misiones a Marte se abren sólo una vez cada 26 meses.

Ya se han llevado a cabo varios ensayos de paracaídas. La primera de estas pruebas tuvo lugar el año pasado con el paracaídas principal más grande, que tiene 35 metros de ancho. Un helicóptero dejó caer el paracaídas desde una altura de 1,200 metros de altura  y el paracaídas se desplegó e infló con éxito, pero dos pruebas posteriores no salieron como estaba previsto.

Autoridades de la ESA publicaron un comunicado donde se decía que “El 28 de mayo de este año, la secuencia de despliegue de los cuatro paracaídas fue probada por primera vez desde una altura de 29 km, siendo liberada desde un globo de helio estratosférico. Mientras los mecanismos de despliegue se activaban correctamente, y la secuencia general se completó, ambos paracaídas principales sufrieron daños.”

El equipo de ExoMars hizo algunos cambios en el diseño del sistema de paracaídas antes de la prueba de altitud que se realizó el pasado 5 de agosto, que se centró sólo en el paracaídas de 35 metros de ancho. Los resultados fueron similares a los del ensayo anterior: los pasos iniciales se completaron correctamente, pero la tolva sufrió daños en la campana antes del inflado. El módulo de prueba terminó descendiendo sólo bajo el arrastre de un pequeño paracaídas de frenado.

El líder del equipo ExoMars de la ESA, Francois Spoto, ha dicho “Es decepcionante que las adaptaciones preventivas de diseño introducidas tras las anomalías de la última prueba no nos hayan ayudado a superar con éxito la segunda prueba, pero como siempre seguimos concentrados y estamos trabajando para comprender y corregir el fallo con el fin de lanzarlo el año que viene”.

El equipo planea realizar otra prueba a gran altitud del gran paracaídas principal antes de finales de 2019. El próximo intento de clasificación del segundo paracaídas principal está previsto para principios de 2020.

No hay muchas oportunidades para realizar pruebas de caída adicionales a gran escala y a gran altitud. Por lo tanto, los equipos de ExoMars también están considerando construir más modelos de prueba de paracaídas y realizar simulaciones en tierra para entender mejor el complicado y dinámico proceso de extracción de paracaídas.