OSM Aviation realiza un pedido de 60 aviones eléctricos eFlyer 2

02-04-2019

OSM Aviation se especializa en el empleo, entrenamiento y administración de tripulantes de cabina y pilotos en todo el mundo. Los entrenadores eléctricos serán utilizados por los centros de entrenamiento de vuelo de OSM Aviation Academy.

 OSM Aviation

 

El director ejecutivo del grupo noruego OSM Aviation, Espen Høiby, ha dicho «Este es el mayor pedido de aviones eléctricos comerciales hasta la fecha. Es importante que la industria aeronáutica esté a la altura del reto de desarrollar un transporte más respetuoso con el medio ambiente».

El eFlyer 2, anteriormente conocido como Sun Flyer 2, es un avión eléctrico de dos asientos fabricado por la compañía estadounidense Bye Aerospace. Funciona con un motor eléctrico de 80 kilovatios y cuenta con baterías de iones de litio, muy parecidas a las de los coches eléctricos. El motor pesa apenas 20 kilos, unos 90 kilos menos que el motor de combustión que impulsa el Cessna 172 utilizado actualmente por OSM Aviation.

Esta transición a aviones eléctricos también permite una reducción de los costes operativos. «Cuesta $110 por hora operar un entrenador convencional ahora. Los aviones eléctricos costarán $20 la hora», dijo Høiby a Reuters.

El avión deportivo, cuyo precio se estima en unos 350.000 dólares, todavía está siendo probado y aún no ha sido aprobado por los reguladores. «Los primeros aviones serán entregados a finales de 2021, lo que hará que la transición a la electricidad sea suave», dijo Fredrik Strand Randgaard, Director de Ventas de OSM Aviation, en un correo electrónico a AeroTime.

Este pedido no sólo será una transición para OSM Aviation, sino también una expansión, ya que la flota se multiplicará por tres. Los veinte aviones que se utilizan actualmente se irán eliminando progresivamente. La empresa de capacitación planea conquistar otros mercados, incluyendo los Estados Unidos.

Países escandinavos como Noruega y Suecia han participado activamente en la reducción del impacto de la aviación en el medio ambiente. En abril de 2018, Suecia introdujo un nuevo impuesto de aviación para todos los vuelos que salgan del país con el fin de reducir el impacto del transporte aéreo en el medio ambiente.

Motivado por su éxito con los coches verdes, alentado por las grandes desgravaciones fiscales que lo convirtieron en el líder mundial de los coches eléctricos, Noruega anunció que tenía previsto comprar aviones eléctricos de pasajeros para reducir el impacto de la aviación en el medio ambiente.

Mientras que Noruega tiene la ambición de utilizar sólo aviones eléctricos para vuelos de corta distancia en 2040, Høiby predice que es sólo cuestión de tiempo antes de que los aviones eléctricos entren en los viajes comerciales internacionales. Y, al igual que los gobiernos escandinavos, cree que la industria debería ser proactiva en esa transición.