REFLEXIONES DE UN PILOTO EXPATRIADO POR EL MUNDO

Hace ya algunos años que me vi obligado a abandonar España y a trabajar en una compañía extranjera, y desde entonces y a pesar del tiempo transcurrido sigo teniendo algunos temores y dudas. Más allá de la tranquilidad de tener un buen trabajo en una buena compañía aérea, muchos son los interrogantes e incertidumbres que conlleva vivir, residir y trabajar como expatriado.

Todo empezó tras varios meses de desasosiego cuando la compañía en la que trabajaba cierra y me veo ante la necesidad y obligación de emigrar y pertenecer a un grupo cada vez más numeroso de “expat”.

main_pilot_2

Después de contactar con varias compañías, una de ellas me manda a casa la nueva oferta de trabajo, y tras revisar la escueta información recibida la firmo y la envío de nuevo a la compañía. El contrato de trabajo parece bueno, y me permite inicialmente trabajar fuera de España y volver todos los meses una semana, suficiente para ver todos los meses a mis hijos y recibir un sueldo inicial para recuperarme de los últimos agónicos meses.

Tras hacer las maletas, y empaquetar todos mis miedos en el equipaje, me despido de mi familia manteniendo el tipo para no aumentar la amargura de una despedida con las múltiples dudas que me asaltan.

expar30

Una vez el avión intento no pensar más en lo que he dejado atrás e intento hacer de tripas corazón para encontrar el lado positivo de esta aventura. Conoceré un país nuevo, nuevas costumbres, nuevos compañeros, y por qué no, nuevos amigos.

El primer shock llega en el control de inmigración. Me encuentro con una cola interminable de gente de diferentes nacionalidades, la mayoría de los cuales son hindúes y paquistaníes. He de reconocer que el hecho de ser de piel más blanca me ayuda a avanzar rápidamente en la cola.

Una vez pasado el control de inmigración y recoger las maletas, salgo a la terminal y me recoge un conductor de la empresa que me ha contratado y que sostiene un cartel con mi nombre.

Al día siguiente me llevan a la oficina principal, donde empiezo todo el proceso para obtener la tarjeta de la compañía, uniformes, reconocimiento médico y firmar el contrato (mucho más extenso que el documento que firmé y con alguna cláusula que no estaba incluida en la oferta de trabajo original).

Pasados un par de días empiezo el curso de adaptación de la compañía, regulaciones locales y un curso teórico del avión que voy a volar, y además realizo los respectivos exámenes de dichos cursos.

edfb477af87fa89f352584de5e9e6fff

También empiezo a prepararme para examinarme del ATPL con la normativa legal, así como los simuladores pertinentes y el chequeo de la compañía y aviación civil del país donde voy a trabajar.

Una vez obtenida la licencia y finalizado el entrenamiento en línea vuelvo a España unos días y así puedo disfrutar de la familia después de varios meses sin verlos.

Parece ser que ya ha pasado lo peor, pero a pesar de todo, tengo algunas dudas que todavía me asaltan.

Es evidente que debido a nuestra profesión, podemos tener algún conocimiento en determinadas materias, pero siendo sincero reconozco que no me vendría mal que algún profesional (economista, asesor fiscal, abogado, etc.,) me asesore en determinados asuntos, como puede ser el revisar los contratos antes de firmar, solucionar nuestra situación fiscal en España, ayudarnos a reactivar o mantener nuestras licencias JAR en vigor, así como recomendarnos donde invertir el capital ahorrado, lo cual nos proporcionaría una tranquilidad en el presente y futuro legal y financiero.

Al fin y al cabo son reflexiones sobre determinados temas de ámbito personal que de vez en cuando, ”estando en el exilio del trabajo” en soledad, me asaltan, me preocupan y a veces no me dejan dormir tranquilo.

069d9cd25a97d75d36212a37cf7a6f3f_L

Durante unos de los días de vacaciones en España con mi familia, desayuné con la noticia de que nuestras autoridades habían lanzado la idea de quitar la tarjeta sanitaria, y por tanto los privilegios que comporta, a todos los que residimos en el extranjero más de tres meses. Luego nos dicen que se restituiría esa tarjeta a la vuelta con carácter inmediato. Me preocupa mucho este asunto ya que todos sabemos la “rapidez “ que caracteriza el trabajo de nuestra Administración y la incertidumbre que genera la noticia.

En muchas conversaciones que he venido manteniendo con compañeros que como yo, estamos “expatriados”, se ponen una y otra vez de manifiesto una serie de asuntos que a todos nos preocupan…

– La situación de incertidumbre  en relación con los  contratos de trabajo que solemos firmar y la relación laboral que se genera con el país en el que residimos y nuestro país de procedencia. Desconozco si estoy en una situación de legalidad al respecto, o si por otro lado, estoy incumpliendo la legalidad vigente en mi país, o en el país en el que desarrollo mi actividad laboral o en ambos al mismo tiempo.

– También se me plantea el dilema de que si estoy trabajando como autónomo ¿qué pasos debería de dar para arreglar mi situación a fin de no tener problemas a la hora de presentar papeles tales como la declaración de la renta, tema de seguridad social etc…

– Si tengo que regularizar mi situación personal, ¿de que manera me garantizo que el tema lo voy a hacer bien y se va a mantener correctamente en el futuro? Yo reconozco mi más absoluta ignorancia sobre el tema.

– Por otro lado ¿qué ocurre  con los ingresos de mi trabajo? ¿Cómo garantizo que el patrimonio que estoy haciendo lo estoy gestionando con eficacia? Desde el punto de vista de la seguridad de estar invirtiendo correctamente los fondos obtenidos con mi trabajo, como de la seguridad jurídico-fiscal de que podré reinvertirlos en España cuando lo estime oportuno y ¿esto implicará algún coste fiscal (o legal)?

– Y la seguridad de nuestras familias en temas de tanta importancia como la situación de cobertura sanitaria, de garantía en la educación de nuestros hijos y su continuidad.

– ¿Qué pasa si tengo que regularizar mi situación familiar y yo estoy trabajando por períodos largos fuera del ámbito familiar? Tengo entendido que es un tema que se está dando cada día con más frecuencia.

En fin, me preocupa, si esta situación laboral actual se prolonga en el tiempo, como parece probable, poder confiar en alguien profesional que se ocupe de temas tan del día a día como renovarme los papeles, la licencia de piloto, otros documentos personales, ayudas a la familia etc… La dificultad mayor radica en encontrar a un buen gestor o empresa que tenga experiencia en administrar la situación legal y profesional de los profesionales expatriados.

plane_2695144c

¿Qué opináis de todo esto? ¿habéis encontrado un buen gestor? si vosotros también os encontráis fuera de vuestro país trabajando, habréis experimentado estos puntos y otros inconvenientes. Espero vuestros comentarios.

En breve continuaré con estas reflexiones y dudas que asaltan cuando te inicias a vivir y trabajar fuera.

 

Acerca de Ricardo Muñoz

Ricardo Muñoz
Ricardo Muñoz es Capitan de Línea Aérea actualmente volando para Flynas en Arabia Saudita, donde vuela el A-320. Acumula un total de 13.000 horas de vuelo totales en su haber.

Ha sido Instructor de vuelo de aviación general, y actualmente tiene los títulos de SFE A310/ TRE-TRI MD-88 &A320


Swiftair

F/O Metroliner, CONVAIR 580 y B-727

Air Plus Comet/ Air Comet

F/O A310 y B-737

Captain B-737/ MD 88/ A320/ A330

Jefe de instrucción de las flotas B737/MD88/ A320

FLYNAS (Arabia Saudita)

Captain A320 & Simulator CheckAirman (SCA o SFE) de A320

Director of Training &Standards