El sector espacial demanda “políticas más ambiciosas y con visión a futuro” ante el Parlamento Europeo

29-06-2016

El Parlamento Europeo, órgano legislativo de la Unión Europea, ha acogido en la última semana a su «Intergrupo sobre el Cielo y Espacio” (SSI en inglés), cuyo principal objetivo defendido ante los parlamentarios europeos ha sido la consecución sobre el territorio europeo de una industria espacial “con ambiciosa visión de futuro”. Para lo cual, añaden desde SSI, será necesario un “presupuesto suficiente” que sostenga la investigación, los proyectos en innovación y las inversiones en la industria espacial.

“Implementar una política sobre la industria espacial es un elemento crucial para asegurarnos el liderazgo del continente en el ámbito espacial. Este sector tiene una clara dimensión estratégica: la competitividad es primordial”, ha señalado esta semana el presidente honorario del SSI “Sky and Space Intergroup” y antiguo comisario europeo, Antonio Tajani. En un mundo cada vez más competitivo, y en un ambiente europeo donde “la inversión pública es varias veces inferior a la de otros exponentes del mundo espacial” –según advierte Jean-Loïc Galle, presidente of ASD-Eurospace-, Europa debe mantener una visión “ambiciosa” que le permita mantenerse entre las áreas geográficas más avanzadas en la industria aeroespacial. “La industria espacial europea depende de negocios comerciales y exportaciones, lo que es al mismo tiempo una señal de nuestra competitividad y un desafío, ya que nos enfrentamos (en Europa) a una creciente competitividad a nivel internacional”, señala al respecto el presidente de la asociación europea de industrias aeroespaciales.

Galileo y Copernicus, dos importantes proyectos europeos en el campo aeroespacial, han recogido millonarias cantidades de información, a disposición de nuevos “entrepreneurs” que los apliquen a tecnologías y los exploten económicamente, y son sólo dos ejemplos de proyectos europeos cuyos datos ser utilizados por la industria espacial. Un sector que va más allá del concepto de “espacio” usual para el público, ya que es también “esencial para el día a día europeo, desde el uso del teléfono móvil hasta las transacciones financieras”, aseveró la presidenta del SSI “Sky and Space Intergroup”, la parlamentaria europea Monila Holmeier.

Galileo-Formation

Los datos de Observación de la Tierra desde el espacio están ya a disposición del público, y pueden ser utilizados para resolver problemas agrícolas, hídricos, energéticos, logísticos o incluso de seguridad. Con Holmeier en cabeza, el SSI pretende embarcar a todas las partes interesadas en una campaña por la concienciación hacia una nueva estrategia espacial europea, más ambiciosa, a largo plazo y perfectamente integrada en el desarrollo económico comunitario.

Una idea que ya ha sido bienvenida por la Asociación Europea de Industrias Aeroespaciales (ASD-Eurospace) que ha resaltado en un comunicado el rol de “piedra angular” que debe tener la ambición en la estrategia espacial europea común, así como la importancia del apoyo político europeo a la industria a través del Parlamento Europeo.

Su presidente, Jean-Loïc Galle, también aprovechó para recomendar “un mejor uso de las capacidades –insuficientemente aprovechadas- del espacio, lo cual generará un mayor apoyo y la mejora de las políticas públicas”. Galle apuntó especialmente a áreas donde el espacio puede, precisamente, contribuir a los objetivos sectoriales de la Unión Europea en campos como el medio ambiente, los transportes, seguridad y defensa o economía digital.

EGNOS_sharpens_GPS_accuracy_over_Europe

“La independencia europea en el campo espacial necesita ser garantizada, lo que implica la capacidad de concebir, desarrollar y explotar sistemas espaciales eficientes, pero también la necesidad de confiar en un acceso no restrictivo a la tecnología más avanzada”, concluye.

Está por ver, sin embargo, cómo afectará la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Junto a los principales países de la UE, el Reino Unido forma parte de la Asociación de Industrias Espaciales y de Defensa europeas (ASD), y el “brexit” puede remover los cimientos de estas y otras iniciativas de la Comisión y el Parlamento Europeo. Pese a todo, el proceso británico para salir de la Unión Europea tomará al menos dos años, tiempo en el cual los expertos consultados por Hispaviación consideran que se renegociarán los términos de los acuerdos sin tirar por la borda todo el trabajo conjunto de las últimas décadas.

Guardar

Guardar

Guardar