“SÓLO MERECE VIVIR QUIEN POR UN NOBLE IDEAL ESTÁ DISPUESTO A MORIR” el lema de EZAPAC reflejo del compromiso de la PAPEA

 

La visita a la Base Aérea de Alcantarilla en Murcia, organizada por uno de los patrocinadores de la Patrulla PAPEA, Bell & Ross, nos ha permitido conocer cómo es el día a día de una de las unidades de élite del Ejército del Aire, el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas – EZAPAC –. Desde hace 70 años, tradición militar, aeronáutica y paracaidista caracteriza a los boinas verdes del aire cuyo prestigio y reconocimiento, tanto a nivel nacional como internacional, les posiciona en las más altas cotas del paracaidismo. La semilla de su creación y posterior evolución la encontramos en 1946 debido a la doctrina empleada por los países participantes en la II Guerra Mundial; cuando se empiezan a formar unidades aerotransportadas con el objetivo de extender el poder aéreo más allá de las líneas enemigas.

Patrulla PAPEA
Patrulla PAPEA junto con representantes de varios medios especializados. Base aérea de Alcantarilla en Murcia.

 

Junto con la Escuela Militar de Paracaidismo Méndez Parada –EMPMP, la EZAPAC creó en 1978 la Patrulla Acrobática de ParacaidismoPAPEA-. Una unidad independiente que reúne al personal experto de ambas con una dotación de 19 saltadores, que en la actualidad está compuesta por trece hombres y seis mujeres. Entre sus misiones destacan servir de base del equipo español de paracaidismo, ser unidad de experimentación y realizar las exhibiciones ordenadas por el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire. Hemos conversado con su Teniente Jefe, José Luis Lomas, para conocer de primera mano los hitos de estos prestigiosos paracaidistas que no dejan de cosechar éxitos.

Teniente José Luis Lomas, Jefe de la Patrulla PAPEA
Teniente José Luis Lomas, Jefe de la Patrulla PAPEA, profesor del dto. I+A y paracaidista de la EMP.

 

Conseguir un puesto en la PAPEA requiere un mínimo de dos años de entrenamiento. Su rutina consiste en una media diaria de 4 saltos diarios y 1 hora de deporte. Semanalmente, efectúan 2 horas de túnel de viento. “Hay días en los que es difícil llevarlo a cabo pues debemos realizar, al igual que el resto de los militares, un plan de instrucción sobre habilidades individuales básicas del combatiente. A final de año, cuando ya no tenemos competiciones ni exhibiciones, podemos aprovechar para apoyar a la EMP y la EZAPAC, nuestras Unidades de procedencia” nos comenta José Luis Lomas.

Competición y exibición aérea

La PAPEA es la más veterana de las patrullas del Ejército del Aire. Se encuentra entre los mejores equipos de paracaidismo del mundo y ha obtenido más de 70 trofeos en las distintas competiciones y campeonatos mundiales. En nuestro país se celebra el Campeonato Nacional Militar que se rige por un reglamento específico del Consejo Internacional del Deporte Militar (CSIM) y que establece únicamente 3 modalidades: precisión de aterrizaje, estilo y formaciones en caída libre. En Europa se programan torneos puntuales y a nivel mundial, hay un campeonato anual que va cambiando de sede. Los Juegos Mundiales Militares se celebran cada 4 años. En el mundo civil, el reglamento de la Federación Aeronáutica Internacional (FAI) es el que decide. A diferencia de los campeonatos militares, incluye modalidades como FreeStyle, Pilotaje de campana, Relativo de campana, Velocidad terminal, Paraski o Wingsuit.

Figura de Espejo con bandera
Figura de Espejo con bandera.

 

Tradicionalmente, la PAPEA ha competido en las 3 disciplinas del CISM: Precisión, Estilo y Formaciones en caída libre. Sin embargo, “en los últimos años hemos dejado de competir en Estilo debido a la reducción de horas de vuelo y la programación tan saturada de lanzamientos de la EMP. Esta modalidad nos exige numerosas pasadas lanzando de 1 en 1 para poder grabar el salto desde tierra” nos indica el Teniente Jefe que añade, “es muy complicado para nosotros entrenar más modalidades por lo que sólo nos centramos en las Pruebas de Precisión y las de Formaciones en Caída Libre.”

Desde un C-212 para los saltos nacionales o un C-295, más moderno y amplio para los viajes internacionales, estos intrépidos paracaidistas realizan, en formaciones en caída libre, figuras desde unos 4.000 m y llegan a alcanzar una velocidad techo de 180-200 km/h hasta abrir su campana. Son 35 segundos cayendo al vacío y ejecutando unas figuras.

Tanto las figuras como los puntos de contacto con los compañeros están estandarizados, tienen que realizar unas figuras previamente marcadas y además se tienen que ver. Nos explica que los contactos y figuras tienen que quedar grabados de cara a la puntuación. Por eso, la labor del paracaidista-cámara es fundamental, ya que aunque realicen la figura y los contactos correctos, si la cámara está apagada, le falla o no registra bien la escena, puntuarían cero en ese salto.

En los últimos años tanto en seguridad como en tecnología el avance ha sido enorme. Ahora todos los paracaídas van equipados con un dispositivo cronobarométrico que mide la presión atmosférica y la velocidad del descenso. “Si a una velocidad y altura determinadas el dispositivo entiende que no has abierto el paracaídas principal, abre de manera automática el de reserva” apunta el Teniente Jefe Lomas. Los paracaídas también han evolucionado, hoy en día hay paracaídas diseñados específicamente para determinadas maniobras aumentando muchísimo sus prestaciones y la seguridad. “Por ejemplo, los específicos para hacer maniobras de relativo de campana son más rígidos y aguantan mejor las deformaciones, son más estables.”

Cada campeonato puede constar de una o varias pruebas. Por ejemplo, un mundial CISM consta normalmente de Precisión de aterrizaje, Estilo y Formaciones en caída libre. Casi siempre, se suele realizar un salto de entrenamiento antes del inicio. Obviamente, cada prueba tiene su propio reglamento en el que se establecen, entre otras cosas, el número de mangas a efectuar que serán valoradas según unos cortes que definirán quienes accederán a la semifinal y quienes a la final. Se establece una clasificación para cada prueba y una clasificación absoluta. Ambas se desglosan tanto a nivel individual como por equipos y se diferencia también por sexos. Evidentemente, para tener opciones en la clasificación absoluta se debe participar en las 3 pruebas. La PAPEA como ya hemos comentado focaliza su esfuerzo en la de Formaciones en Caída Libre, que es donde más posibilidades tiene de lograr un pódium ya que según el Teniente Jefe Lomas “a nivel internacional, la prueba en la que más destacamos es en la de Formaciones en Caída Libre tanto masculinas como femeninas.

Las figuras que realizan son muy impactantes, algunas aparentemente imposibles. Según el Teniente Jefe “entrenamos también maniobras de Relativo de Campana, muy complicadas de realizar que exigen una instrucción técnica especial y en las que los paracaidistas interaccionan entre sí con sus paracaídas ya abiertos, para efectuar exhibiciones. El Espejo y el Invertido son también impresionantes y memorables.” Desde hace sólo un año, han empezado a exhibir la figura Espejo con Bandera, sin duda la más vistosa.”

Figuras espejo e invertido
Figuras: Espejo e Invertido.

 

Palmarés de la PAPEA

En sus últimas citas la PAPEA ha obtenido el oro en la clasificación absoluta por equipos del recién finalizado Campeonato Nacional Militar de Paracaidismo celebrado en Alcantarilla (Murcia) y en el Torneo Militar celebrado en Suiza en septiembre del año pasado. Asimismo, en los Juegos Mundiales Militares (Corea del Sur) quedaron en 4ª posición, tanto en categoría femenina como masculina, en las formaciones en caída libre. A finales de julio competirán en el 40º Campeonato Mundial Militar que se celebrará en Kubinca (Rusia).

Los equipos a batir más difíciles son los Golden Knights americanos que disponen de una plantilla, especializada en cada disciplina, de casi 100 personas y aviones dedicados en exclusiva a sus misiones. Otros equipos que les exigen el máximo son los de Bélgica y Catar que participan únicamente en Formaciones en Caída Libre. Disponen de un gran potencial de horas de vuelo para entrenar y además, también disponen de túneles de viento.

Convenio de colaboración con Bell & Ross

Al igual que otras unidades de élite del Ejército del Aire español, como la Patrulla ASPA o la Patrulla ÁGUILA, la PAPEA tiene su propio pull de patrocinadores. Coincidiendo con el 75 aniversario del EA, Bell & Ross y la PAPEA firmaron un acuerdo de colaboración como muestra del espíritu de exactitud que les une. Después de aproximadamente año y medio el Teniente Jefe nos comenta que están muy satisfechos con la firma de este convenio. “La relación que mantenemos con Bell&Ross es excelente. Nos miman bastante. Por ejemplo, acabamos de efectuar una considerable renovación de la plantilla de la Patrulla. Los componentes que en este año y medio, por diversos motivos, han ido saliendo de la PAPEA se han quedado con sus relojes en agradecimiento a los servicios prestados.” La relojera les dedicó una edición producida en exclusiva para los miembros de la Patrulla. Y añade, “desde Bell&Ross, nos han informado que están produciendo nuevas unidades para entregarlos en breve a los últimos fichajes.”

“Sólo merece vivir quien por un noble ideal está dispuesto a morir” y “Lo único imposible es aquello que no intentas”

El primero es el lema de la EZAPAC y, por lo tanto, de la PAPEA. Un reflejo del compromiso de estos paracaidistas en aras del cumplimiento de su misión: darlo todo por el noble ideal de engrandecer nuestro país. Los 79 hombres y mujeres que desde su creación han pasado por la PAPEA, han rebasado colectivamente los 150.000 lanzamientos habiendo superado alguno de ellos los 10.000. Su capacidad es única y su dedicación, un estilo de vida. A lo que se suma el lema particular de la propia patrulla acrobática: “Lo único imposible es aquello que no intentas”, que bien relata la motivación a afrontar nuevos retos, llevados por el afan de superación y por el espíritu aeronáutico que caracteriza a todos los componentes del Ejército del Aire.