Una asociación de 400 pilotos de B737 MAX, demanda a Boeing

28-06-2019

La demanda contra Boeing por dejar en tierra el avión está afectando a los ingresos y la seguridad de las carreras de los pilotos, por lo que se presenta de manera conjunta y bajo la acusación de poner el beneficio corporativo por encima de la seguridad de la aviación con un “encubrimiento sin precedentes” de “defectos de diseño conocidos” en el avión.

 

Boeing737MAX

 

En la demanda, los pilotos afirman que han sufrido “no sólo pérdidas financieras, sino también de otros tipos” y que se han enfrentado a la incertidumbre en sus carreras debido a la parada mundial de los aviones MAX. Están buscando una compensación del fabricante por estas pérdidas, que, aunque aún no se han calculado, “se espera que sean de millones de dólares”.

Joseph Wheeler, Director Principal y de Práctica Legal de IALPG, uno de los bufetes de abogados que representa a los pilotos, en una declaración oficial, dijo “Cuando los reguladores de todo el mundo se enfrentaron a las dudas sobre la seguridad del diseño del 737 MAX de Boeing, actuaron con decisión para inmovilizar la aeronave. Por ello, muchos pilotos de todo el mundo han sido despedidos, u obligados a trasladar sus bases o, al menos, han sufrido una disminución significativa de las oportunidades de realizar vuelos y de su remuneración”.

Según Wheeler, estos pilotos no sabían que los aviones que tenían que pilotar tenían un “equipo defectuoso” y que el propio avión estaba “peligrosamente diseñado”.

Patrick Jones, Socio Director y Fundador de PMJ PLLC, otro bufete de abogados que participa en la demanda colectiva, ha dicho “Los pilotos confiaron en que Boeing vendiese una aeronave segura que pudieran manejar en cualquier situación de emergencia, pero esa confianza fue claramente superada”.

La Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC) informa que esto refleja las afirmaciones hechas en los documentos de la corte, donde los pilotos alegan que Boeing “se involucró en un encubrimiento sin precedentes de las conocidas fallas de diseño del MAX, que previsiblemente resultaron en los accidentes  de dos aviones 737 MAX y la subsiguiente inmovilización de todos los aviones tipo MAX en todo el mundo”

La demanda fue presentada el 21 de junio de 2019, con motivo del Salón Internacional de París Le Bourget “para enviar un mensaje a Boeing”, de que no puede poner la venta de aviones por encima de la seguridad de sus pilotos y pasajeros. Aunque esta demanda colectiva es la primera presentada por pilotos del 737 MAX, representa al último grupo de los afectados por la crisis del MAX y busca una compensación del fabricante de los aviones, incluidas las compañías aéreas y las familias de las víctimas de los dos choques del MAX.