Una avioneta De Havilland DH80 Puss Moth italiana ha sido restaurada a condición de vuelo en Gran Bretaña

22-11-2018

La De Havilland DH80 Puss Moth que se encontraba expuesta en el Museo Nazionale della Scienza e della Tecnología Leonardo da Vinci de Milán ha sido restaurada a condición de vuelo por Tim Williams en Berkshire, Gran Bretaña.

 

La Puss Moth realizando pruebas de motor en Inglaterra, antes de su envío a Italia, donde realizará su primer vuelo ya que tiene Certificado de Aeronavegabilidad de ese país.
La Puss Moth realizando pruebas de motor en Inglaterra, antes de su envío a Italia, donde realizará su primer vuelo ya que tiene Certificado de Aeronavegabilidad de ese país.

 

Williams es el propietario de una de las dos Puss Moth que existen en estado de vuelo en Gran Bretaña y además existen otros nueve ejemplares de esta rara y valiosa avioneta en varios países del mundo.

Fabricada en 1930 en Edgware, cerca de Londres, la avioneta fue comprada por el Dottore Antonio Foglia en mayo de 1931, y fue donada al museo en 1956. De nuevo gracias a la familia Foglia, que ha sufragado los gastos de reconstrucción, esta avioneta podrá volver a surcar el aire en Italia, tras los trabajos de restauración que han durado cinco años

La Puss Moth es una avioneta de turismo que en su momento ofrecía una gran comodidad a sus tres ocupantes gracias a su cabina cerrada. La De Havilland fabricó 284 ejemplares entre 1929 y 1933. Su motor Gipsy lll de 130CV con sus cuatro cilindros invertidos limpiamente carenado proporcionaba al piloto una mejor visión que la versión anterior. Una característica peculiar es que los carenados del largo amortiguador del tren de aterrizaje podían girar noventa grados para actuar como aerofrenos.

Superados los iniciales problemas en la estructura del ala, que causó varios accidentes hasta que fue reforzada con un montante suplementario, la Puss Moth se convirtió en el avión protagonista de muchas hazañas aeronáuticas de la época.

La época de los raids aéreos

La Puss Moth pronto se convirtió en el avión de grandes raids (vuelos de larga distancia individuales o en grupo), como la del matrimonio Mollison, Amy Johnson y Jim, al atravesar el Atlántico Norte con su Puss Moth bautizada “Hearts Content” (La alegría del corazón) en 1932 o la del australiano Jimmy
Melrose al quedar segundo en categoría hándicap en la dura carrera Londres-Melbourne, la MacRobertson Air Race de 1934, con su Puss Moth bautizada “My Hildegarde”.

 

La "Heart ́s Content" de Jim Mollison y Amy Johnson. Travesía del Atlántico Norte
La “Heart ́s Content” de Jim Mollison y Amy Johnson. Travesía del Atlántico Norte

 

Melrose falleció en 1936 cuando contaba sólo 22 años de edad al desintegrarse su avión Heston Phoenix de ala alta al atravesar turbulencias. Al entierro en Melbourne de este joven héroe de la aviación australiana acudieron más de 100.000 personas. Otro famoso piloto australiano, Bert Hinkler, cruzó el Atlántico Sur tras volar de Nueva York a Venezuela, en 1931. Más tarde Hinkler, llamado por la prensa “El águila solitaria australiana” encontró la muerte el 7 de enero de 1933 durante el vuelo para acortar el tiempo de la travesía Inglaterra-Australia.

 

Jimmy Melrose, joven héroe de la aviación australiana, tempranamente fallecido en 1936
Jimmy Melrose, joven héroe de la aviación australiana, tempranamente fallecido en 1936

 

La Puss Moth CF-APK, fabricada en Canadá, sufrió la rotura de la hélice sobre los Apeninos, en la región italiana de Toscana.

Hinkler intentó aterrizar en el bosque del Monte Pratomagno, pero el avión resultó destrozado y el piloto falleció a 100 metros del avión cuando descendía la montaña. Otro famoso vuelo fue el de la joven aviadora londinense Peggy Salaman, quien a sus diecinueve años batió en 1931 el récord Londres-Ciudad del Cabo en la Puss Moth bautizada “Good Hope” (Buena Esperanza).

Amy Johnson superó a su vez el récord establecido anteriormente por su marido Jim Mollison en el trayecto Londres a Ciudad del Cabo a bordo de su Puss Moth bautizada “The Desert Cloud”, (La nube del desierto).

Ya en el terreno de la literatura-cómic, el dibujante Hergé hizo que su famoso personaje Tintín, periodista y piloto de aeroplano, tripulara una Puss Moth en su álbum “Los cigarros del Faraón”, de 1932-34.

La  Puss Moth de  Tintín a punto de  ser derribada por  los Hawker Hart en  "Los cigarros del  Faraón"
La Puss Moth de Tintín a punto de ser derribada por los Hawker Hart en “Los cigarros del Faraón”

*Noticia editada en colaboración con la FIO y redactada por Javier Permanyer.