Una pequeña victoria del JK5022: habrá Comisión de Investigación en el Congreso de los Diputados

Por Meritxell Codina,

La Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 lo ha conseguido: habrá Comisión de Investigación en el Congreso de los Diputados. Capitaneados por la incansable lucha y trabajo de su Presidenta, Pilar Vera, los familiares y supervivientes del fatal accidente albergan ahora una pequeña esperanza al haberse dado el pasado 6 de febrero, luz verde a la investigación parlamentaria.

Foto: EFE
La Asociación de Víctimas entregó el pasado lunes 60.000 firmas pidiendo la comisión. En el centro de la foto, Pilar Vera, presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK 5022. Foto: EFE

 

El accidente de Spanair, el 20 de agosto de 2008, fue el peor accidente aéreo de la historia reciente de España. Los familiares de los 154 fallecidos y las víctimas supervivientes al accidente han manifestado, desde el primer día, cómo de desatendidos se han sentido por parte de nuestras autoridades y administraciones. Sentimientos de incertidumbre y desamparo que les han  acompañado hasta el día de hoy en todas y cada una de las fases de este duro y doloroso proceso.

La tarea de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) concluyó en 2011 cuando emitió un dictamen que quedó cuestionado desde el primer momento no solo por los afectados, sino también por los profesionales del sector. Se emitieron hasta 43 recomendaciones de seguridad dirigidas a 6 organismos, de las cuales tan solo 12 de ellas fueron respondidas satisfactoriamente por sus destinatarios, según la propia CIAIAC.

Desafortunadamente España y el trabajo de sus Comisiones de Investigación vienen siendo cuestionadas desde hace mucho tiempo, también ante la comunidad internacional. Una Auditoría llevada a cabo por la OACI en 2010 situó la calidad de nuestras investigaciones de accidentes aéreos a niveles inferiores de países como Cuba, Mali o Nigeria, todas ellas muy alejadas del modelo europeo.

Forenses inspeccionando los restos del avión que se estrelló en Malí en julio 2014 de la española Swiftair, subcontratada por Air Algérie.
Forenses inspeccionando los restos del avión que se estrelló en Malí en julio 2014 de la española Swiftair, subcontratada por Air Algérie.

 

Nuestras investigaciones, además de sufrir un gran descrédito,  se han demostrado ineficientes por la falta de rigurosidad y la deficiente calidad de sus informes, que lejos de cumplir con su principal finalidad, que es evitar futuros accidentes, en ocasiones, han parecido más preocupadas por ocultar o ignorar las causas reales.

Por esta razón, la constitución de una Comisión de Investigación parlamentaria en torno al accidente de Spanair, es la gran oportunidad para que los órganos de investigación españoles puedan reconciliarse con nuestra sociedad, para hacerlas nuevamente merecedoras de la confianza pública y de las instituciones, y para recuperar la calidad y la independencia técnica de sus dictámenes.

Una comisión de investigación histórica en la que tenemos por delante 6 meses en los que conocer más acerca de las causas del accidente, por trabajar por la objetividad y la transparencia, así como por garantizar la independencia de las investigaciones, pero sobre todo, tenemos la oportunidad de aprender de los errores y reforzar la seguridad aérea en nuestro país.

Inspección prevuelo de un A-320 de Air Malta. Foto: Wikipedia
Inspección prevuelo de un A-320 de Air Malta. Foto: Wikipedia

 

Tras este gesto de valentía, desde la parcela de responsabilidad que les compete, nuestros parlamentarios tienen la oportunidad de demostrar su compromiso para con la seguridad aérea, tal y como demanda la sociedad, de terminar con la inacción de las autoridades, que tan pocas veces se plasma en los informes de investigación de accidentes. En definitiva, de trabajar para construir y gestionar nuestras infraestructuras de manera más segura, conservar y mantener nuestros equipamientos e instalaciones a la vanguardia de la seguridad y por encima de todo, ejercer la autoridad de la que disponen los diferentes órganos para controlar, inspeccionar y supervisar el estricto cumplimiento de la normativa. Especialmente de la normativa de seguridad, desde la primera hasta la última.

Acerca de Meritxell Codina

Meritxell Codina
Meritxell Codina estudió Derecho en la Universitat de Girona. Su pasión por el mundo de la aviación la llevó a especializarse profesionalmente en el sector.

Con sólida formación jurídica versada en legislación aeronáutica, se formó en Dirección Aeroportuaria y Gestión de Compañías Aéreas. Su trabajo como Consultora y Perito Aeronáutico e Investigación de Accidentes Aéreos le permite conocer ampliamente y sobre el terreno todos sus ámbitos e identificar todas las necesidades latentes.

En los últimos años, y como resultado de su evolución profesional, ha impulsado Eurania, una firma de consultoría aeronáutica de alta especialización alrededor de la aviación y la industria del transporte aéreo.

Codina, lidera un equipo de expertos en constante evolución y altamente formado que conoce en profundidad el sector y ofrece experiencia para gestionar con éxito cualquier proyecto.

http://www.euraniaservices.com

https://meritxellcodina.com/

https://perdidadelicencia.com/