Airbus reducirá la producción del A400M en los dos próximos años

22-12-2017

El presidente de Airbus España, Fernando Alonso, ha confirmado que la producción del A400M se rebajará durante los dos próximos años 2018 y 2019 con la finalidad de dar más tiempo a la exportación del avión. A través de la venta del stock actual en la planta de Sevilla y la reducción de la cadencia de producción, el fabricante asegura seguir entregando una veintena de aparatos al año.

producción del A400M

La producción de este avión pasará a 15 unidades en 2018 y a 11 en 2019, en parte debido a la petición por parte de los clientes de alargar el plazo de las entregas, entre ellos España. Esto ha generado que haya una acumulación de stock de aparatos construidos pero no recepcionados a los que ahora se quiere dar salida. Esta reducción de producción no significa que en caso de que se sumen más pedidos del avión estos no puedan ser absorbidos de manera inmediata, de hecho se está pendiente de tres ofertas para aumentar nuevamente el ritmo en la FAL de Sevilla aunque no se han querido aclarar los datos precisos de las mismas.

Alonso detalló también que la decisión se toma después de la consolidación del programa y de la estabilización del ritmo de la cadena de montaje, una vez superados los problemas derivados del accidente en Sevilla en 2015 y solucionados los fallos mecánicos en los motores del año pasado de lo que comentó que por entonces «no era un buen momento» para promocionar el avión.

Igualmente, se confirmó que el Ejército del Aire Español recibirá un segundo A400M de manera inminente al igual que la Luftwaffe alemana que recibirá un avión en los próximos días antes de que acabe el año. Con estas entregas se alcanzaría el objetivo marcado al inicio del año por el CEO de la compañía, Tom Enders, que dejará el cargo el próximo mes de abril de 2018.

Se hizo incapié también en que el A400M ha demostrado su importancia en misiones humanitarias no militares al poder ser utilizado como un avión táctico con capacidades de carga, como ocurrió el verano pasado con los huracanes que afectaron sobre todo al Caribe en las que Alemania, Francia y Reino Unido participaron con sus aparatos.