Boeing se compromete a producir para el año 2030 aviones que puedan quemar el 100% de combustible sostenible (SAF)

26-01-2021

Boeing se ha comprometido a que sus nuevos aviones comerciales puedan quemar el 100% de combustible sostenible (SAF) para el año 2030, un logro que Boeing describe como esencial para cumplir los objetivos de reducción de carbono de toda la industria para el 2050.

combustible sostenible

El fabricante de aviones ha comentado que igualmente, sigue estudiando otras tecnologías de reducción de emisiones de carbono, como los sistemas de propulsión híbridos-eléctricos y de hidrógeno.

Pero también describe el combustible de aviación sostenible (SAF), que incluye el biocombustible, como el principal medio para que el sector pueda alcanzar el objetivo de la IATA de reducir las emisiones de las aerolíneas a la mitad de los niveles de 2005 para el 2050.

El director de estrategia de sostenibilidad de Boeing, Sean Newsum, ha dicho “Hacemos hincapié en los combustibles sostenibles porque creemos que es la forma más viable de alcanzar nuestras ambiciones. Tenemos que asegurarnos de que el combustible para aviones, en ese plazo de 2050, sea lo más sostenible posible”.

Los combustibles sostenibles se conocían anteriormente como biocombustibles, combustibles renovables y combustibles alternativos. Los biocombustibles se producen a partir de materias primas de base biológica, como los residuos agrícolas y forestales, el sebo de pollo y los aceites de cocina. Los combustibles sostenibles también pueden obtenerse de residuos sólidos, gases generados por las acerías y CO2 extraído del aire mediante un proceso llamado captura directa del aire.

La quema de combustibles fósiles libera a la atmósfera el carbono que de otro modo habría quedado atrapado bajo tierra. En cambio, la quema de biocombustible libera el carbono que antes habían absorbido las plantas de la atmósfera, lo que hace que el impacto del CO2 del combustible sea “casi neutro”, según la IATA.

Los beneficios del biocombustible pueden verse anulados si hay que limpiar la tierra de vegetación para que crezcan los cultivos utilizados para producir el biocombustible, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. Sin embargo, la IATA afirma que el combustible sostenible, tal y como define el término, no puede producirse a partir de “nada que desvíe el uso de la tierra de los cultivos alimentarios, o destruya los bosques, o consuma demasiada agua dulce, porque eso simplemente no es sostenible”.

En la actualidad, las compañías aéreas sólo pueden quemar combustible sostenible mezclado con combustible fósil, y el porcentaje de combustible sostenible en esas mezclas no puede superar el 50%.

Esto se debe a que el combustible sostenible puede afectar a las aeronaves y a los motores -sobre todo a las juntas- de forma diferente a la del combustible fósil. Además, las mezclas con un porcentaje mayor no cumplen las normas sobre combustibles establecidas por organizaciones como ASTM International, de Estados Unidos, y Defence Standardization, del Reino Unido, afirma Newsum.

Las aerolíneas han trabajado a distintos ritmos para incorporar el combustible sostenible a sus operaciones. Pero Newsum afirma que las compañías aéreas del mundo solo quemaron unos 18,9 millones de litros de combustible sostenible en 2019, menos de una décima parte de los 364.000 millones de litros quemados por todas las aerolíneas.

La compañía dice que “El compromiso de Boeing es determinar qué cambios son necesarios para que sus aviones comerciales actuales y futuros vuelen con combustibles 100% sostenibles, y trabajar con las autoridades reguladoras y en toda la industria para elevar el límite de mezcla para ampliar su uso.”

Para alcanzar el objetivo del 100%, Boeing tendrá que estudiar el efecto de los combustibles sostenibles en sus aviones. El fabricante podría tener que cambiar algunos sistemas de los aviones, o la industria podría tratar de modificar las normas de combustible, lo que podría requerir la aprobación de la Administración Federal de Aviación de EE.UU., dice Newsum.

Boeing pretende asociarse en el proyecto con los fabricantes de motores. GE Aviation, CFM International y Pratt & Whitney no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Hay que superar los difíciles obstáculos que suponen los costes del combustible sostenible y los niveles de producción. Pero Newsum afirma que un punto de partida es garantizar que los aviones puedan quemar realmente el 100% del combustible sostenible.

Boeing ha fijado el año 2030 como fecha límite porque es probable que los aviones sigan volando en 2050. Newsum afirma que, a pesar de los avances en la tecnología híbrida-eléctrica y de hidrógeno, el sector aéreo en 2050 seguirá funcionando principalmente con combustible de aviación.

Newsum afirma que “En algún momento de las décadas de 2030 y 2040, cuando se acelere el uso de combustibles sostenibles y los volúmenes lleguen a ser grandes, queremos asegurarnos de que los aviones de la flota mundial no inhiban la adopción global de combustibles sostenibles. Iremos compartiendo los progresos a medida que avancemos. No tenemos ninguno de los pasos específicos o plazos que estamos dispuestos a declarar ahora mismo”.

Boeing lleva más de una década trabajando en proyectos de combustible sostenible. La empresa contribuyó a un esfuerzo que, según dice, condujo al primer vuelo de un avión impulsado por biocombustible -un 747 de Virgin Atlantic- en 2008.