China prueba un motor turbohélice a gran altura en un dron

13-12-2021

China ha probado con éxito un nuevo y potente motor turbohélice de fabricación nacional especialmente diseñado para drones que se utilizarán en las regiones de la meseta suroccidental del país, superando una barrera técnica que limitaba el rendimiento de los vehículos aéreos no tripulados (UAV) a gran altura, y los analistas especulan con que impulsará las capacidades de apoyo logístico y vigilancia de las tropas de defensa de las fronteras.

dron turbohélice

El nuevo motor fue desarrollado por la Academia de Investigación nº 7 del gigante aeroespacial estatal China Aerospace Science and Technology Corp (CASC) y los investigadores lo probaron desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre en la región de la meseta de Qinghai-Xizang (Tíbet),

Las pruebas se completaron al volar un helicóptero no tripulado impulsado por el motor a una altitud de 5.191 metros sobre el nivel del mar, y también llevaron a cabo un vuelo nocturno a 4.300 metros sobre el nivel del mar, además de probar otras funciones, como los suministros logísticos.

Según fuentes chinas, la investigación y el desarrollo de motores para drones en entornos extremadamente duros han sido monopolizados durante mucho tiempo por algunos países extranjeros, y los motores de pistón tradicionales sólo podían permitir vuelos hasta 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Los investigadores chinos empezaron a desarrollar el pequeño pero potente motor turbohélice en 2016, con el objetivo de llenar ese vacío.

El nuevo “corazón del dron” pesa solo 18 kilogramos y puede soportar vuelos para aviones de ala fija de 400 a 600 kilogramos o helicópteros de 240 a 360 kilogramos a altitudes de 4.000 a 5.200 metros sobre el nivel del mar.

La última prueba demostró que el rendimiento del nuevo motor puede cumplir los requisitos de vuelo de la mayoría de las regiones de la meseta del Tibet.

Según medios locales, el motor podría funcionar especialmente bien con drones de tamaño pequeño o mediano que pueden desplegarse en las regiones de la meseta del suroeste de China para misiones de patrulla fronteriza y transporte de suministros. Para el siguiente paso, el motor podría instalarse en aeronaves y someterse a más pruebas, incluso bajo temperaturas extremadamente altas y bajas, así como en climas polvorientos, para que pueda ser realmente operativo.

China también ha desarrollado motores de gran tamaño para helicópteros operables en la meseta, como los utilizados en el helicóptero utilitario Z-20 de 10 toneladas y el helicóptero de transporte de gran tamaño Z-8G de 13 toneladas.