Drones equipados con desfibrilador actúan más rápido ante paradas cardiacas que ambulancias

24-11-2023

Un nuevo e histórico ensayo realizado en Suecia, desvela que los drones que transportan desfibriladores superan sistemáticamente a las ambulancias en la carrera por salvar la vida de las personas que han sufrido un paro cardíaco.

Drones equipados con desfibrilador

Para ver si los drones podían reducir el tiempo necesario para hacer llegar desfibriladores a los pacientes que sufrían un colapso, Andreas Claesson, del Instituto Karolinska de Suecia, y sus colegas pusieron en marcha un proyecto de colaboración con el operador de drones Everdrone y los servicios de urgencias de Suecia occidental, en el que se enviaron drones y ambulancias a cada caso sospechoso de parada cardiaca.

En este estudio observacional prospectivo, se colocaron cinco drones equipados con DEA en dos espacios aéreos controlados distintos de Suecia, que abarcaban aproximadamente 200 000 habitantes. Los drones se enviaron como complemento de los servicios médicos de urgencias estándar en caso de sospecha de parada cardiaca extrahospitalaria y el vuelo fue autónomo.

En los 55 casos, los drones fueron más rápidos que las ambulancias el 67% de las veces, con una diferencia media de 3 minutos y 14 segundos.

Claesson ha comentado, «Los drones pueden suministrar desfibriladores externos automáticos tanto de día como de noche, en verano y en invierno, y antes que los servicios de emergencia en la mayoría de los casos.»

Desfibrilador

Sin embargo, las ventajas también dependen de que haya alguien al lado del paciente colapsado que sepa reanimación cardiopulmonar (RCP) y pueda utilizar el desfibrilador suministrado.

De los 18 casos del ensayo en los que un paciente sufrió una parada cardiaca, la persona que llamó sólo consiguió utilizar el desfibrilador en seis ocasiones.

Claesson afirma, «Hemos demostrado que el método de transporte es realmente eficaz. Lo que ocurra después depende de las condiciones locales y de los conocimientos de RCP».

Los investigadores pretenden ahora ampliar el ensayo y quizá utilizar drones para transmitir imágenes de vídeo de la escena al centro de envío de ambulancias para ayudar a localizar a una persona colapsada. Claesson también prevé utilizar drones en otras situaciones de emergencia, como la administración de fármacos como la epinefrina para el shock anafiláctico o torniquetes para las hemorragias.