El programa de pruebas de vuelo del Falcon 6X avanza antes de dar la vuelta al mundo

20-06-2022

El programa de pruebas de vuelo del Dassault Falcon 6X ya ha superado las 900 horas, completando así la ampliación de la envolvente, las pruebas de rendimiento del motor y muchos otros requisitos de certificación.

Falcon 6X
El Falcon 6X realizando pruebas en climas fríos extremos

Quedan por delante las pruebas en pista inundada. El cuarto de los seis aviones se someterá a la prueba en ruta, que le llevará a dar la vuelta al mundo; mientras que los aviones nº 5 y nº 6 se están completando en Little Rock, Arkansas.

La producción se está acelerando con el inicio del segundo número de serie. El avión número 16 está a la cabeza de la línea de producción. Los pilotos de la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) están volando con las tripulaciones de Dassault para las comprobaciones finales, y se espera que entre en servicio a mediados de 2023.

La vuelta al mundo

A finales de este mes, el primer avión de producción comenzará una agotadora vuelta al mundo con 40 paradas y 150 horas. El avión irá cargado de ingenieros y técnicos que pondrán a prueba todo tipo de sistemas de cabina: mesas de bandeja, teléfonos satelitales, aire acondicionado y equipos de cocina, entre otros.

Es una evaluación de la durabilidad y fiabilidad del avión que va más allá de las pruebas requeridas para la certificación, con 250 puntos de evaluación en total. La tripulación volará tramos de 10 a 12 horas: París a Los Ángeles, Sao Paulo a Francia, Johannesburgo a Kuala Lumpur a Mach 0,87-0,88.

El 6X se horneará en rampas de Oriente Medio este verano, y luego volará en circuitos bajos sobre el desierto para probar la máxima eficiencia de refrigeración del sistema de control ambiental. Este es el corolario de las pruebas realizadas anteriormente este invierno en Iqaluit (Canadá), donde el avión se sumergió en el frío hasta -37°C.

Pruebas de alta velocidad

Los pilotos de prueba Philippe Duchateau y Bruno Ferry completaron el pasado mes de abril una serie de pruebas de alta velocidad, hasta Mach 0,97, 7 puntos por encima de la velocidad máxima de crucero del avión. La precisión en el vuelo es esencial para estas pruebas..

Durante la serie de pruebas, los pilotos hicieron repetidamente un picado de 110 grados, ligeramente invertido, para acelerar y luego rodar a nivel a la velocidad deseada, seguido de inversiones de giro.

El equipo de pruebas indujo modos de vibración en los controles de vuelo para garantizar que no hubiera malos hábitos a alta velocidad.