Inquietud acerca de la innovadora idea de la “Reduced Crew Operation” (RCO)

Por: Consuelo Arto

La industria aeronáutica está expandiendo sus horizontes, pues ha abierto sus puertas a la innovadora idea de RCO (Reduced Crew Operation) en otras palabras, la reducción de la tripulación técnica de cockpit a un solo piloto.

Reduce Crew Operation RCO

La aviación es el sistema de transporte más seguro de la historia, debido a el rápido aprendizaje de sus propios errores y el constante proceso de mejora de los estándares de seguridad a los que está sometido.

Aprovechando la experiencia adquirida y aprendiendo de ella, tras un siglo de vuelos comerciales ha logrado garantizar su objetivo último: la excelencia en seguridad aérea. Y este hecho no debe verse de ninguna manera alterado por los desarrollos tecnológicos y regulatorios, que deberán no solo mantener, sino mejorar la seguridad en la aviación. Más aún teniendo en cuenta el crecimiento esperado del tráfico aéreo posterior a la crisis vivida a causa de la pandemia, que requiere una mejora constante en los niveles de seguridad. Por todo ello, la reducción de crew operation (RCO) resulta de gran interés para quienes formamos parte del sector.

Afirmar que la tecnología avanza a pasos agigantados es algo evidente y todos somos conscientes de dicha realidad pero ¿Hasta qué punto vamos a poder llegar en el sector aeronáutico? Todavía no conocemos las respuestas.

La industria aeronáutica apuesta por las nuevas tecnologías, todas tendrán cabida siempre y cuando se ajusten en materia de seguridad a los estándares establecidos por la normativa. En lo que respecta a las tripulaciones técnicas, surge una gran preocupación debido al cambio que supone todas estas nuevas propuestas en el modelo de piloto que se ha tenido hasta la actualidad, pues aparentemente deja de lado la pericia y gestión del piloto que ha evitado tantos incidentes y accidentes.

Este tema resulta interesante a la par que preocupante para el sector aeronáutico, pues tratamos una cuestión delicada como es RCO: reducción de la tripulación técnica de vuelo demandado por la industria. A la vista del estudio realizado de la industria sobre Single Pilot, y teniendo en cuenta los retos tecnológicos por resolver para que la operación Single Pilot pueda ser factible.

¿En qué consiste RCO? Se consolida en la propuesta de sustitución del segundo piloto por un gran avance tecnológico en el avión que permita a un solo piloto volar solo y el otro piloto apoyar desde tierra. En relación a la autoridad y control, se produce un conflicto entre el agente humano y la automatización. Consiste pues, en ubicar al segundo piloto en una estación de tierra, convirtiéndolo en un piloto u operador de tierra, con una función de asistencia técnica y como control en caso de emergencia.

Esto sería posible con el uso de sistemas espejo que permitan el control de la aeronave desde puestos de tierra. Dicho sistema ha sido desarrollado por la Nasa.

RCO remote
En la condición de RCO con Herramientas de Colaboración, el mapa del sector de tráfico y meteorológico (encerrado en un círculo, en el extremo derecho) y la pantalla de cartas de aproximación (encerrada en un círculo, en el centro de la izquierda) pueden ser compartidos con el Capitán, que se muestra en el Video Feed (encerrado en un círculo, en la parte superior izquierda). Los indicadores de CRM en tierra están a la izquierda del mapa de tráfico y del sector meteorológico.

La posición de este piloto de tierra daría asistencia a varios pilotos de diferentes aviones. Lo que quiere decir, que tan solo habrá un piloto a bordo durante el vuelo, lo cual incluye las fases críticas del vuelo, como el despegue y el aterrizaje. Esto requeriría un grado aún mayor de avances técnicos y procedimientos operativos, para una vez más, poder garantizar impecabilidad en cuanto a la seguridad de dichos procedimientos.

El ámbito de la seguridad aérea se presenta como el gran interrogante. Se convertiría en dos partes: la macro gestión de la aeronave, y la micro gestión o automatización de la aeronave. En términos generales la macro gestión quedaría en manos del comandante.

Con respecto a la formación, todas estas novedades suponen un cambio absoluto sobre la formación del piloto.

Surgen múltiples dudas, ¿qué ocurriría con el CRM? ¿Cómo se forma al piloto? ¿cómo se evalúan sus capacidades dentro de un sistema tan sumamente automatizado? Resulta evidente que en cuanto a lo tecnológico aún existen muchas piezas que encajar. La formación tendrá que experimentar un cambio absoluto en cuanto a la filosofía de factor humano. Está demostrado que la pericia del técnico ayuda a reducir el fallo.

Este nuevo modelo presenta una duda más: ¿Desaparece completamente el vuelo a mano? Lo que nos lleva a la cuestión de la selección de personal y formación de los nuevos pilotos: ¿cómo será el perfil profesional de un piloto que opera solo en cabina? ¿cuáles serán los requisitos? ¿cómo adquiere la experiencia necesaria para estar solo en cabina, cuando ya no existe la función multi crew?

CRM RCO Multi Crew

Tratando el desarrollo normativo, es más que evidente que sería necesario una evolución lógica para dar respuesta a este nuevo modelo de pilotaje.

Quedará en manos de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), puesto que este tipo de normativa necesita de la armonización con el resto de países, por lo que necesitará apoyarse en sus órganos consultivos para crear grupos de trabajo que puedan asistir a EASA en la elaboración de esta nueva normativa. Ya se están comenzando a realizar los primeros estudios al respecto en materia de certificación.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) afirma que se necesita participación y apoyo para crear esta normativa. Cabe pues explicar que desde el punto de vista de los pilotos se está desarticulando la figura longeva de contar con dos pilotos en las tripulaciones aéreas.

Dicha figura ha sido la base educativa inculcada a lo largo del tiempo, por lo que este nuevo modelo, contando con un solo piloto en cabina podría suponer una amenaza interna en materia de seguridad.

Cabe destacar en este ámbito, la división de funciones dentro de la cabina: reparto de tareas y CRM, reparto de la carga de trabajo y por tanto del estrés o presión que requiera determinadas situaciones.

Los pilotos desde el comienzo de su formación están educados para operar en multi crew, queriendo decir que existe una supervisión continua disminuyendo cualquier tipo de error que se pueda producir, reduciendo la fatiga del trabajador que cuenta con el apoyo de su compañero de cabina, y reduciendo también cualquier tipo de riesgo laboral médico que pueda derivarse del desempeño individualista de estas tareas.

Explicaba anteriormente que el ámbito de la seguridad aérea se presenta como uno de los grandes interrogantes. En especial, tras el incidente de German Wings, por el cual no se permite a un piloto estar solo en cabina; sino que se requiere la presencia de dos personas en cabina, hasta tal punto de que si un piloto se ausenta momentáneamente deberá acceder a la cabina un auxiliar de vuelo para evitar a toda costa que el mando del avión quede en manos de una sola persona. Abandonando esta última tesis, es relevante entrar a valorar la infinidad de aspectos que sería necesario modificar radicalmente para poder adaptarnos completamente a este nuevo modelo, manteniendo unos niveles razonables de seguridad en vuelo.

Definitivamente, resulta interesante también plantear la cuestión de la incapacitación de los pilotos, que llega llena de dudas con respecto a los criterios de evaluación: ¿Cómo se va a seleccionar el perfil de un piloto de RCO? ¿Cuáles serán los requisitos de experiencia, médico, edad, formación y procedencia profesional? ¿Cómo se llevará a cabo la equivalencia de los criterios para mantener los estándares de seguridad y niveles de seguridad mínimos?

Retomando la cuestión de la formación, cabe recordar que tanto se insiste en la cooperación en cabina de ambos pilotos que los nuevos briefing de Airbus se incluye a ambos pilotos para que el pilot monitoring (PM) participe más activamente y entre mejor en el rol del vuelo. De esta manera el briefing lo comienza él y lo continua el pilot flying (PF). ¿Cuál es la finalidad entonces de estas medidas? ¿Qué sentido tienen si el avión pasa a ser manejado por un solo piloto? Se entendía que dicha medida tenía la finalidad de implicar a ambos pilotos en la operación, por ello Airbus las ha tomado.

Estas y muchas más dudas surgen al respecto. Será importante la participación y cooperación de todos los implicados para la evaluación de este nuevo modelo, para asegurar el cumplimiento de los estándares mínimos en cuanto a seguridad de vuelo, garantía de protocolo de riesgos laborales para el trabajador y armonización en los modelos de selección de personal y formación de trabajadores.

Para finalizar, las tecnologías e innovaciones tecnológicas han resultado de gran ayuda en infinidad de ocasiones y los resultados han demostrado que en muchas de estas resuelven determinadas cuestiones con mayor efectividad que los seres humanos, pero sin duda alguna, su capacidad de resolución y su efectividad dependen directamente de la calidad del diseño de su sistema. Sacar al piloto su experiencia y su capacidad de reacción conforme a su experiencia y conocimiento, elimina un importante recurso de seguridad. Eliminando de la ecuación la capacidad de decisión inminente que un piloto puede ofrecer ante situaciones que aún no se hayan previsto. Resulta muy cuestionable que un sistema automatizado pueda compensar estas habilidades y conocimientos adquiridos con la experiencia, de forma adecuada. Además, con la reducción de los pilotos en cabina aumenta el riesgo de nuevas amenazas.

Cualquier tipo de concepto de tripulación reducida, conlleva cierto grado de alarmismo, pues podría generar altos riesgos para operar una aeronave desde una perspectiva de seguridad de vuelo.

Acerca de Consuelo Arto

Consuelo Arto
Tras volar quince años tanto carga como pasaje en varias compañías, Consuelo ha desempeñado durante diez años el cargo de inspector de operaciones en vuelo en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Inicialmente comenzó en SAFA/SANA (Safety Assessment of foreign/National Aircraft) y continuo posteriormente en Organizaciones de entrenamiento (ATO’s) y Certificación de simuladores.

Consuelo posee un profundo conocimiento de la legislación aeronáutica nacional y europea.Habiendo por ello sido asesora de training en Adventia Salamanca, antigua Escuela Nacional de Aeronáutica donde ha estado desempeñando las funciones como Directora de Formación HT Instructor MCC Boeing 757 y Airbus 320.

Actualmente: Piloto de Airbus 340; Asesora SEPLA entrenamiento de pilotos y Relaciones Institucionales; Perito COPAC (Colegio oficial de Pilotos); Vocal AEP.