KLM completa el primer desafío de vuelo sostenible con motores GEnx de GE Aviation

17-05-2022

KLM Royal Dutch Airlines puso en marcha ya en el 2020 una iniciativa llamada Bold Moves que ha iniciado recientemente y que se concreta en el Reto del Vuelo Sostenible del que ya ha realizado los dos primeros el pasado fin de semana.

Vuelo Sostenible

Partiendo del aeropuerto de Ámsterdam Schiphol, con destino a Oporto (Portugal) y otro vuelo de larga distancia a Edmonton (Canadá), se realizaron dos vuelos de esta iniciativa.

El avión que KLM eligió para su viaje a Edmonton, el Boeing 787 Dreamliner, estaba equipado con motores GEnx de GE Aviation. Estos avanzados motores turbofan utilizaron un 39% de combustible de aviación sostenible (SAF) en su recorrido por Canadá, con capacidad para quemar hasta un 50% de SAF en cada motor. KLM Cityhopper también participó en el desafío con un Embraer 190 CF34-10E propulsado por GE que utilizó un 39% de SAF.

Dave Kircher, director general del programa de motores GEnx para GE Aviation, que iba a bordo del vuelo a Edmonton, dijo, “GE Aviation cuenta con una sólida tecnología para reducir significativamente las emisiones de CO2 en los futuros motores de aviación. También estamos comprometidos a colaborar con nuestros clientes para reducir las emisiones hoy con la flota en servicio. El motor GEnx es más eficiente en cuanto a consumo de combustible que su predecesor. La reducción del consumo de combustible y de las emisiones de CO2, junto con la capacidad de todos nuestros motores de avión de funcionar con combustible de aviación sostenible aprobado, puede ayudar a nuestros clientes y socios aéreos como KLM Royal Dutch Airlines a reducir su impacto medioambiental.”

La relación KLM-GE se remonta a décadas atrás. En 1972, la aerolínea holandesa recibió por primera vez motores de GE, los modelos CF6 utilizados en su flota de DC-10. Brouwer dijo que, además de los motores GEnx, GE está “explorando otros servicios para seguir apoyando el compromiso de la aerolínea de reducir las emisiones de carbono, incluido el software digital de reducción de emisiones de GE y 360 Foam Wash”, un método para limpiar los depósitos de un motor para mejorar su rendimiento y reducir las emisiones.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) se ha fijado el objetivo de que la industria aérea sea neta para 2050. Se trata de un objetivo ambicioso en un mundo en el que los vuelos anuales de pasajeros de las aerolíneas se duplicarán para 2040, hasta alcanzar los 10.000 millones, según la Organización de Aviación Civil Internacional de la ONU. Dos de las principales herramientas para ayudar al sector a conseguirlo son los motores más eficientes y los combustibles más limpios.

Los motores GEnx, que entraron en servicio en 2011, son hasta un 15% más eficientes en cuanto a consumo de combustible (basado en una reducción equivalente de CO2) que su predecesor, el CF6. Todos los motores de GE son capaces de funcionar con SAF aprobado, una tecnología que GE está priorizando para la investigación y el desarrollo. Químicamente idéntico al combustible de aviación tradicional de queroseno refinado, el SAF puede proceder de materiales de origen vegetal, algas, aceite de cocina usado, residuos sólidos municipales, alcoholes y azúcares, y carbono capturado. Hoy en día hay siete tipos de SAF aprobados para su uso en motores a reacción, y desde 2011 se han realizado más de 400.000 vuelos en todo el mundo utilizando SAF.

Estos combustibles son fundamentales para que la industria de la aviación cumpla con su objetivo de tener cero emisiones netas de CO2 para 2050. Al fabricar SAF con materias primas y procesos alternativos en lugar de materias primas fósiles, los productores pueden reducir significativamente las emisiones de CO2 del ciclo de vida. El objetivo es aumentar el uso de estas opciones de combustible más limpias y apoyar las innovaciones técnicas mientras la industria de la aviación se enfrenta al futuro de los vuelos en un mundo que se acerca rápidamente a un umbral de calentamiento.

Potjer, de KLM, ha dicho, “A medida que vayamos aprendiendo de este primer reto, queremos mejorarlo y compartir los conocimientos con otras aerolíneas para inspirar diferentes innovaciones, y luego esperamos ampliar los límites para el segundo y tercer año, y así sucesivamente. Es algo que todo el sector debería adoptar, y nuestra esperanza es que se convierta en una base en la que pueda participar cualquier aerolínea u otra organización. No deberíamos competir en materia de sostenibilidad o seguridad. Es un esfuerzo conjunto, y todos tenemos la responsabilidad de crear un futuro mejor”.