La NASA confirma el retraso de la vuelta de los viajes tripulados a la Luna

17-11-2021

Si ya se habían retrasado hasta al menos 2025, podrían sufrir un nuevo retraso, ya que según un informe sobre el programa Artemis, el calendario de la NASA para desarrollar un módulo de aterrizaje lunar tripulado a través del programa Sistema de Aterrizaje Humano es demasiado agresivo en comparación con los esfuerzos anteriores para desarrollar programas importantes.

Luna
Foto: SpaceX

El informe de la oficina del Inspector General de la NASA (OIG) dice, “Encontramos que el calendario de desarrollo del HLS no es realista cuando se compara con otros grandes programas de vuelos espaciales de la NASA. En concreto, los programas de vuelos espaciales de los últimos 15 años han tardado una media de unos 8,5 años desde la adjudicación del contrato hasta el primer vuelo operativo y el Programa HLS intenta hacerlo en aproximadamente la mitad de ese tiempo”.

La propia NASA ya era consciente de los problemas de calendario desde hacía tiempo, ya que conocía que un módulo de aterrizaje lunar no podría estar listo antes del 2026, lo que retrasaría el aterrizaje en la Luna como mínimo, hasta el 2028.

Esto afectaría a los planes generales de Artemis, incluso si otros elementos, como el Sistema de Lanzamiento Espacial y la Orión, se mantienen en sus calendarios actuales. El informe de la OIG afirma que los funcionarios de la NASA “plantearon la posibilidad de utilizar Artemis III para completar un sobrevuelo adicional de la Luna en lugar de una misión de alunizaje si los sistemas necesarios no estuvieran disponibles a tiempo”.

El estudio, elaborado cuando la NASA proyectaba un primer lanzamiento a finales de este año 2021 para la primera misión SLS/Orión, Artemis 1, pero afirma que esa misión probablemente se lanzará en la primavera del próximo 2022 “con una mayor probabilidad de lanzamiento -según nuestra estimación- en el verano de 2022”. La NASA ya anunció hace algunos meses que su objetivo no sería antes de febrero del 2022 para el lanzamiento.

El informe también criticó a la NASA por la contabilidad de costes de Artemis. “La NASA no dispone de una estimación creíble que consolide todos los costes de Artemis en todas las direcciones de misión”, afirmaba. El análisis de la OIG de los datos y proyecciones presupuestarias concluyó que la NASA gastará, desde el año fiscal 2012 hasta 2025, 93.000 millones de dólares en los distintos elementos de Artemis.

Una sola misión de Artemis, añadió, le costará a la NASA 4.100 millones de dólares. Eso incluye 1.300 millones de dólares para la nave Orión -una cifra que incluye 300 millones de dólares para el módulo de servicio que la Agencia Espacial Europea proporciona a través de un acuerdo de intercambio- y 2.200 millones de dólares para el SLS. Los sistemas terrestres suponen los 568 millones de dólares restantes.

La NASA, sin embargo, rechazó las recomendaciones de la OIG de elaborar una estimación global de los costes de Artemis o de mejorar la contabilidad de los costes por misión.

Jim Free, administrador asociado de la NASA para el desarrollo de sistemas de exploración, declara, “La NASA ya está siguiendo las mejores prácticas y la política de la Agencia al proporcionar estimaciones de costes y compromisos para los programas y proyectos aprobados por la Agencia. Además, Artemis es la campaña de los esfuerzos de la Agencia hacia la exploración lunar y no un programa oficial.”

Esos elevados costes llevaron a la OIG a sugerir que la NASA acabara considerando alternativas al SLS y a la Orion. “A corto plazo, el SLS es el único vehículo de lanzamiento con capacidad para elevar la cápsula Orion de 27 toneladas métricas a la órbita lunar. Sin embargo, en los próximos 5 a 7 años pueden estar disponibles otras alternativas comerciales con capacidad humana”, se afirma, como el Starship/Super Heavy de SpaceX y el New Glenn de Blue Origin.

“Aunque el Congreso ordenó que la NASA construyera el SLS y el Orión para sus objetivos de exploración espacial en 2010, la Agencia puede tener pronto opciones comerciales más asequibles para llevar a los seres humanos a la Luna y más allá”, afirmaba el informe. “A nuestro juicio, la Agencia debería seguir supervisando el desarrollo comercial de los sistemas de vuelo espacial de carga pesada y comenzar a discutir si tiene sentido financiero y estratégico considerar estas opciones como parte del plan general de la Agencia para apoyar sus ambiciosos objetivos de exploración espacial.”

Aunque el informe de la OIG no incluía recomendaciones específicas a la NASA sobre la consideración de alternativas al SLS y al Orión, los dirigentes de la agencia han declarado que creen que esos vehículos siguen siendo la única forma de llevar a cabo misiones humanas a la Luna.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, ha dicho, ” Ahora mismo solo hay un cohete capaz de hacer esto, y este es el SLS con la Orión encima.Vamos a seguir con lo que tenemos, y si alguien presenta otra alternativa, estaremos encantados de estudiarla”.