La NASA retrasa la salida del SLS para ensayar el lanzamiento

03-07-2022

La NASA ha anunciado que retrasa la salida del SLS del VAB al Complejo de Lanzamiento 39B para una prueba de abastecimiento de combustible y una cuenta atrás de práctica llamada ensayo general. Los funcionarios de la NASA dijeron a mediados de enero que esperaban que el vehículo saliera a la plataforma a mediados de febrero para esa prueba.

La NASA retrasa la salida del SLS

Tom Whitmeyer, administrador adjunto para el desarrollo de sistemas de exploración en la sede de la NASA, ha comentado que el lanzamiento tendrá lugar probablemente a mediados del próximo mes de marzo, ya que es demasiado pronto ahora el poder dar una fecha más específica para el lanzamiento, dado el trabajo que aún tienen por delante las tripulaciones.

A diferencia de lo ocurrido a finales del pasado año cuando un controlador de motor defectuoso, o el ordenador que controla uno de los motores RS-25 del SLS, retrasó el lanzamiento previsto para la primera mitad de enero, no hay ningún problema que cause este último retraso. «Tenemos que cerrar muchas cosas», dijo Whitmeyer. «Es un vehículo grande. Hay mucha instrumentación que necesita ser terminada».

Por otra parte, Mike Bolger, director del programa de Sistemas Terrestres de Exploración de la NASA, ha comentado que, «Realmente no hay nada significativo en lo que estemos trabajando. Es sólo el volumen de trabajo y somos realmente meticulosos y nos aseguramos de que, cuando rodemos, estemos preparados».

SLS NASA
Foto: NASA

Este retraso descarta el lanzamiento de la misión Artemis 1 sin tripulación en marzo, como esperaban los funcionarios de la agencia. En su lugar, la NASA está considerando dos semanas, del 8 al 23 de abril y del 7 al 21 de mayo aproximadamente, como oportunidades de lanzamiento para Artemis 1. Las ventanas se rigen por el rendimiento del SLS y las limitaciones de la misión, como el hecho de que la nave Orion se estrelle en condiciones de luz diurna.

Este calendario dependerá del rendimiento del vehículo durante el ensayo general en mojado. Bolger dijo que se necesitarán unas dos semanas para completar toda la serie de pruebas en la plataforma, desde las comprobaciones de las interfaces del vehículo en la plataforma hasta la prueba de carga completa y la práctica de la cuenta atrás.

Sin embargo, ese plazo es aproximado. «Tenemos algunas incertidumbres iniciales, pero también algunas incertidumbres estándar», dijo Mike Sarafin, director de la misión Artemis 1. Las incertidumbres iniciales tienen que ver con actividades que no se han realizado antes, como el despliegue del SLS completo en la plataforma y su conexión con la infraestructura de la misma. Las incertidumbres estándar, dijo, implican cuestiones como el clima que podría retrasar el despliegue y las pruebas.

Como en el pasado, los funcionarios de la agencia dijeron que no tienen previsto fijar una fecha de lanzamiento para Artemis 1 hasta que se haya completado el ensayo general húmedo. «Realmente no sabemos hasta que hagamos el ensayo general húmedo cuánto tiempo adicional nos llevará estar preparados para el lanzamiento», dijo Whitmeyer. «Esperamos que no sea una cantidad de tiempo significativa».

Los ingenieros también siguen estudiando el problema del controlador del motor que causó el retraso en diciembre del 2021. «Creemos que hemos aislado la causa del problema», dijo, y se espera una actualización del asunto en un par de semanas. El problema debe resolverse antes del lanzamiento, pero no retrasará el ensayo general.

Los retrasos en el lanzamiento no deberían suponer un problema para los dos cohetes impulsores sólidos de cinco segmentos del SLS. Cuando la NASA comenzó a apilar los propulsores hace un año, los funcionarios de la agencia dijeron que los propulsores estaban certificados para 12 meses, pero que las pruebas podrían ampliar ese límite.

«También nos encontramos con este problema periódicamente con el transbordador», dijo Whitmeyer. Las pruebas y el análisis de datos, dijo, les permiten ampliar la vida útil de los propulsores en su configuración apilada. «Ahora mismo, en el caso de los cohetes, no vemos realmente que esto sea un riesgo, incluso si seguimos adelante durante el año. Creemos que estamos en buena forma».