Qantas Airways volverá a volar uno de sus Airbus A380 unos meses antes de lo previsto inicialmente

27-12-2021

La aerolínea de bandera de Australia tiene previsto poner nuevamente en el cielo al primer Airbus A380 (VH-OQB, “Hudson Fysh”) el 11 de enero de 2022.

Qantas Airways volverá a volar uno de sus Airbus A380
Airbus A380 (VH-OQB, “Hudson Fysh”) en el Aeropuerto de Sydney. Foto: Wikipedia

La aerolínea ha realizado el anuncio destacando que el Airbus A380 será el sustituto del Boeing 787-9, dedicado actualmente a operar vuelos internacionales.

En marzo de 2020, después de que las restricciones por la pandemia afectaran fuertemente a las operaciones de Qantas Airways, el avión VH-OQB fue enviado al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX), en Estados Unidos, donde fue almacenado temporalmente hasta agosto de 2021. En noviembre de 2021, los entusiastas de la aviación vieron el avión en el aeropuerto de Sídney (SYD), Australia, donde el avión voló para realizar las comprobaciones obligatorias y otras cuestiones relacionadas con el mantenimiento de la aeronave antes de volver a prestar servicio a los pasajeros.

En ese momento, Qantas Airways reveló que, a partir de mediados de diciembre de 2021, llevaría a cabo sesiones de reciclaje del personal para los miembros de la tripulación de vuelo y de cabina, que operarán los vuelos de larga distancia.

Según el calendario inicial, el superjumbo debía estar reactivado para las operaciones de larga distancia en abril de 2022. Sin embargo, dado que 70 de los miembros de la tripulación de vuelo del Boeing 787 tienen actualmente su base en Queensland, donde es obligatorio realizar dos semanas de aislamiento después de cada vuelo internacional, la aerolínea encontró una salida a la escasez de pilotos del 787.

Qantas decidió cambiar los actuales servicios diarios de 787 entre Sídney-Los Ángeles por tres vuelos semanales de A380 y un vuelo semanal de 787 en su lugar. A partir del 10 de enero de 2022, la aerolínea australiana también reducirá su ruta Melbourne-Londres de servicios diarios de 787 a hasta cuatro vuelos semanales de 787, y reducirá la frecuencia del servicio Melbourne-Los Ángeles de cuatro vuelos a tres vuelos semanales de 787