Rolls-Royce se propone reforzar su papel en la propulsión eléctrica

11-07-2021

Una empresa que durante mucho tiempo ha sido conocida por sus grandes motores a reacción, ahora quiere impulsarse en el desarrollo de tecnologías de propulsión eléctrica mediante la comercialización de programas certificados.

Rolls-Royce ha adoptado recientemente la propulsión eléctrica y las oportunidades iniciales que ofrece en la aviación general, el transporte de cercanías ligero y la movilidad aérea urbana, sectores en los que la empresa con sede en Derby (Reino Unido) no se ha especializado tradicionalmente.

El director de Rolls-Royce Electrical, Rob Watson, ha dicho “En los últimos tres años, nos hemos centrado mucho en la electrificación. Nos hemos propuesto reforzar nuestro papel en la propulsión eléctrica. Estamos construyendo rápidamente una capacidad y relaciones directas con los clientes en el campo.”

Ya en octubre del año 2019, Rolls-Royce dio un paso importante al adquirir las actividades de propulsión aeroespacial eléctrica e híbrida de Siemens. La operación, con sedes en Alemania y Hungría, empleaba a unos 180 diseñadores e ingenieros eléctricos. Las dos empresas habían colaborado en el demostrador E-Fan X junto con Airbus.

Rolls-Royce lanzó recientemente un programa de investigación conjunto con la aerolínea regional noruega Wideroe sobre vuelos con emisiones cero, y en el mes de mayo pasado, las dos empresas afirmaron que trabajarán con Tecnam para desarrollar un avión de pasajeros totalmente eléctrico basado en el P2012 de nueve pasajeros del fabricante italiano, bautizado como P-Volt, un proyecto que Rolls-Royce y Tecnam habían puesto en marcha en octubre de 2020.

Rolls-Royce anuncia que su sistema eléctrico de 100 kW alimentará el VA-X4 de Vertical Aerospace, que el desarrollador con sede en Bristol cree que podría ser el primer vehículo de movilidad aérea urbana de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL) certificado. Vertical Aerospace tiene previsto hacer volar la aeronave a finales de este año, aunque sin la cadena cinemática R-R a bordo. Vertical Aerospace también está desarrollando las baterías de la aeronave.

En este año 2021, Rolls-Royce también ha empezado a probar los componentes de un sistema híbrido-eléctrico de generación de energía en unas instalaciones que el fabricante tiene en la ciudad de Bristol. El sistema está destinado a combinarse con un motor de turbina de gas AE 2100 para alimentar un futuro avión regional.

En otra iniciativa, la empresa pretende batir este año el récord mundial de velocidad de un avión eléctrico con un Sharp Nemesis NXT modificado, en el marco de un proyecto financiado en parte por el Instituto de Tecnología Aeroespacial del Reino Unido.

Rob Watson afirma que “No tengo ninguna duda de que la tecnología está llegando y los sectores de los aviones ligeros de pasajeros y los eVTOL serán los primeros en poner en servicio los aviones eléctricos. “