UAS para mejorar la previsión meteorológica y reducir las emisiones de carbono

23-08-2021

Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison han estado probando el uso de UAS equipados con equipos LiDAR para mejorar la comprensión de cómo los bosques y la vegetación interactúan con la atmósfera.

UAS para mejorar la previsión meteorológica

El proyecto se denomina CHEESEHEAD, un largo acrónimo que significa “Estudio del equilibrio energético del ecosistema heterogéneo de Chequamegon posibilitado por una amplia red de detectores de alta densidad”.

El objetivo final de la investigación es encontrar formas de reducir las emisiones de carbono mejorando la comprensión de cómo la atmósfera interactúa con la vegetación.

La forma en que los UAS con LiDAR pueden ayudar en este esfuerzo se basa en recoger datos de nubes de puntos de alta densidad de las principales especies de árboles de una zona determinada.

El sistema LiDAR puede detectar y representar una visualización en 3D de toda la estructura de un árbol desde la copa hasta el suelo, y esta visualización podría ser un componente clave para ayudar a mejorar la comprensión del funcionamiento de los bosques, incluido el modo en que ayudan a reducir el carbono en la atmósfera.

Los investigadores han llevado a cabo un estudio para probar este enfoque para estudiar la forma en que los bosques influyen en la atmósfera.

Con un uas equipado LiDAR del fabricante americano Routescene, los investigadores realizaron varios vuelos de reconocimiento durante tres días en el Bosque Nacional Chequamegon-Nicolet, situado en el norte de Wisconsin y se pudieron recoger datos sobre un área de 6,7 kilómetros cuadrados.

Los vuelos tuvieron en cuenta varias torres de flujo utilizadas por los investigadores para seguir las concentraciones de dióxido de carbono y los intercambios entre los bosques y la atmósfera. Esos datos pueden ayudar a comprender mejor cómo participan los bosques en la reducción del carbono en la atmósfera, y el complicado papel que desempeñan los árboles en esa reducción.

 torres de flujo

Estas torres alcanzan hasta 30 metros de altura, lo que permite a los científicos recoger datos atmosféricos sobre aspectos como la temperatura, la humedad y la presencia de gases de efecto invernadero como el metano y el dióxido de carbono.

Mediante el uso de simulaciones de grandes remolinos y experimentos a escala, uno de los resultados de estos estudios podría ser una mejor comprensión de cómo formular modelos meteorológicos y climáticos, es decir, una mejor manera de predecir el tiempo.