Un consorcio holandés se ha comprometido a realizar un vuelo comercial con hidrógeno entre los Países Bajos y Londres en el 2028

14-06-2022

El consorcio compuesto de 17 empresas y organizaciones holandesas cree que en el 2028 un avión de pasajeros de tamaño medio podrá recorrer los 750 kilómetros de distancia. Además, el gobierno holandés aporta 100 millones de euros al proyecto.

A pesar de la tecnología del mañana, no habrá ninguna forma de avión de aspecto futurista cruzando el Canal de la Mancha. El proyecto incluye trenes de potencia de pila de combustible de hidrógeno, que se adaptarán a los fuselajes existentes. La conversión se centrará en aviones de hélice de tamaño medio con capacidad para entre 40 y 80 pasajeros.

El gas se almacenará en tanques de combustible situados en la cola del avión. El empresario Michel van Ierland ha contribuido a hacer realidad esta colaboración en los últimos dos años, y ha comentado, “Quitamos el motor y construimos un nuevo sistema en él, después de lo cual vuela con hidrógeno. Actualmente hay unos 1.500 aviones volando en todo el mundo que son aptos para nuestro paquete. Ya hemos recibido la primera solicitud de presupuesto”.

El Sistema de Transmisión y Almacenamiento de Hidrógeno para Aviones (HAPSS) es una asociación público-privada totalmente holandesa. Ha sido creado por Unified International e InnovationQuarter con 17 empresas, entre ellas Fokker, TU Delft, el gobierno holandés y el Real Centro Aeroespacial de Holanda.

Es el mayor receptor de fondos de un total de 383 millones de euros asignados a lo que se denomina el programa Aviation in Transition.

La directora de la agencia de desarrollo regional InnovationQuarter, Rinke Zonneveld, ha declarado, “Vamos a acelerar la ecologización de la aviación. Al volar con hidrógeno, la industria holandesa de la aviación volverá a liderar el camino”.